Alcalde Suquilanda: El problema del hambre es complejo en Macará

Autoridad municipal y comerciantes están preocupados. Exhortan a las autoridades a ayudar a este sector.

El cantón Macará, limítrofe con el Perú, vive de la actividad comercial.
El cantón Macará, limítrofe con el Perú, vive de la actividad comercial.

El cantón Macará, limítrofe con el Perú, en la provincia de Loja, afronta duros reveses económicos, originados por el cierre del Puente Internacional, para evitar contagios de Covid-19, reduciendo la actividad comercial a la mínima expresión. Ese paso está bloqueado desde hace ocho meses, aproximadamente.

No hay fuentes de trabajo

El cierre de la frontera también generó la escasez de fuentes de trabajo y, por tanto, la falta de circulante. El alcalde, Alfredo Suquilanda Valdivieso, muestra su preocupación por este fenómeno social.

En días anteriores, según cuenta, se reunieron los comerciantes macareños con la gobernadora de la provincia, Lorena Costa Jaramillo, autoridades militares y policiales.

Allí se resolvió “respaldar el comercio cuando haya una factura nacional y gestionar para que la Aduana monte una oficina en Macará, ubicada en el Centro Binacional de Atención en Frontera (Cebaf), El fin es que no se lleve la mercadería que se aprehende a Catamayo, donde está hasta tres meses, con el consiguiente riesgo que puede dañarse el artículo”, manifiesta.

La representante del Ejecutivo, a decir del burgomaestre, también ofreció gestionar ante el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nacional instalar en Macará un punto de comercialización, parecido al existente en Putumayo, que permita un intercambio con el vecino país del sur.

“El problema del hambre es complejo en Macará y para ello hay que buscar medidas para que no sea el caldo de cultivo para el origen de la delincuencia, por la angustia de no tener trabajo, de no comer. Ojalá nos escuchen los poderes centrales”, expresa el personero municipal.

Dictar protocolos

Al vivir la frontera del comercio, en su criterio, las autoridades deben dictar protocolos a favor de esta actividad para lograr un intercambio digno y justo entre Macará y el Perú, a través del Puente Internacional, y evitar aspectos ilegales como el contrabando.  Otro pedido del alcalde es que la Aduna ejerza un riguroso control, pero fuera de Macará y que sugiere podría instalarse en El Empalme.

Para el presidente de la Cámara de Comercio, Iddar Muñoz Muñoz, es necesario aunar esfuerzos para salir de la crisis, originada por la pandemia del coronavirus. Ello, dice, es tarea de todos, tanto de actores políticos, autoridades, así como de la comunidad, especialmente la dedicada a las ventas de artículos.

Asimismo, precisa que ese sector productivo está inquieto por un impuesto del 2% por las ventas realizadas y que ello hará tambalear, especialmente a los emprendimientos porque no se sabe si en el transcurso de este 2021 habrá pérdidas. Ese régimen impositivo inició este mes de enero.

Respecto al comercio binacional, expresa que hay problemas porque, estando todo en regla, como facturas, guías de movilización, los uniformados requisan la mercadería bajo el justificativo de contrabando, lo cual, enfatiza, causa inconvenientes.

Una exhortación a las autoridades

El dirigente pide a las autoridades poner en marcha la Ley Orgánica de Desarrollo Fronterizo, ya aprobada en la Asamblea Nacional, a fin que se delimite el área que establece una franja de 40 kilómetros, a partir de la línea de frontera, y con ello se evitarán inconvenientes.

LA VOZ

“Esperamos que la gobernadora, Lorena Costa, cumpla con la oferta de concluir el Cebaf hasta el 15 de febrero”, Iddar Muñoz Muñoz, presidente de la Cámara de Comercio de Macará.

 “Las autoridades deben dictar protocolos a favor del comercio para lograr un intercambio digno y justo entre Macará y el Perú”, Alfredo Suquilanda Valdivieso, alcalde

Abrir chat