A propósito de la elección presidencial

A la onda del debate presidencial y de la campaña electoral, analizo y de verdad no concibo, la ansiedad de llegar al sillón de Carondelet.  No es un sentimiento basado en el quemeimportismo personal o un pensamiento lleno de apatía, al contrario, es una sensación de responsabilidad tal, que debería preocupar hasta al más indiferente de nuestra sociedad. 

En un país dividido, con mínima planificación, débil institucionalidad, casi nulo liderazgo público y carencia radical de visión de desarrollo, no comprendo el por qué tan ansiada se vuelve la banda presidencial.

Ya sabemos que la destrucción se fundamenta en el mal entendido poder y la avaricia por el dinero. Además, a todo esto, hay que sumarle el mundo digital, donde los pecados capitales se sienten, siendo la ira y la soberbia los líderes de la comunidad virtual. Ahora resulta que la verdad solo es mía y de nadie más, y cuando otro pretende refutarla, el primero la ataca y la masacra.

Si tú, te sientes parte del sistema, medítalo, piensa que la sociedad justamente se refleja en tus candidatos, no sientas el ego de la única verdad y por favor elige, elige y piensa en tu voto, exprésate en las urnas, no perviertas la decisión, ni la dejes de tomar, puede ser cierto que todos quienes sean la opción no tengan la auténtica respuesta, pero recuerda que nadie la posee, y si entendiéramos que este es un signo de democracia, lograríamos buscar la meta, que no se basa en uno u otro candidato, sino en mejorar a todos quienes en el futuro estarán allí; es momento de avanzar como sociedad y no retroceder, recuerda que todos somos culpables y responsables a la vez del país que queremos construir. 

Leonardo izquierdo Montoya

leonaro.izquierdo.m@gmail.com

Abrir chat