Un asambleísta habla de liquidar la Zona 7

Carlos Falquez dice que la conformación administrativa de la región es perjudicial para los intereses de El Oro.

En el país existen nueve zonas de planificación.
En el país existen nueve zonas de planificación.

Las zonas de planificación en Ecuador es un tema que vuelve a la palestra pública, tras las declaraciones realizadas en días anteriores por el asambleísta de la provincia de El Oro, Carlos Falquez Batallas.

Actualmente, el país tiene nueve zonas de planificación. La Zona 7 es una de ellas y está integrada por las provincias de Loja, Zamora Chinchipe y El Oro. La finalidad de este tipo de organización administrativa es la de desconcentrar las actividades administrativas del Estado ecuatoriano.

Carlos Falquez Batallas, a través de sus redes sociales, expuso que la conformación administrativa de la Zona 7 resulta “injusto” para los ciudadanos de El Oro, “lo que sin duda alguna es perjudicial para los intereses de la provincia”. En la publicación también habla de liquidar esta Zona “ya que Loja posee 22 áreas administrativas y El Oro apenas 3”. En base a ello, plantea a Planifica Ecuador la propuesta que Loja y Zamora Chinchipe se queden con sus áreas administrativas y su respectiva autonomía, mientras que El Oro “se quede igualmente con todas sus áreas administrativas que le corresponde y su respectiva autonomía”.

Agrega Falquez Batallas que “no puede ser que cuando el Ecuador necesita una mayor agilidad en los trámites administrativos para impulsar el desarrollo, estemos sufriendo una dependencia centralista que nos impide avanzar como el mundo moderno lo exige”.

Para el activista político lojano, Carlos Chalaco Armijos, estas declaraciones del legislador de la provincia de El Oro están “fuera de lugar”. Señala que la conformación de las zonas de planificación es uno “de los mayores avances que ha tenido el Ecuador”, ya que son zonas que geográficamente están bien y que incluso tienen un contexto histórico porque los pueblos originarios de estas provincias siempre tuvieron una comunicación. “Compartimos un pasado común”, asegura. Agrega que la conformación horizontal de las zonas también es un avance para eliminar el regionalismo y ha representado una mayor independencia, menor grado de centralismo, mayor planificación, mejora en servicios, capacidad de gestión… Aclara que los resultados de este tipo de planificación horizontal se verán a lo largo plazo, es decir mínimo en 20 años.

A su criterio, lo que le molesta al legislador de El Oro es que muchos de los cargos públicos zonales estén ocupados por lojanos. “Esa es la única molestia que tiene el señor, porque si le molestara realmente el centralismo, él ya debía reclamar hace tiempo por ejemplo el centralismo que Guayaquil ejerce respecto de la provincia de El Oro”, aduce.

De su parte el presidente del Gobierno Parroquial de San Lucas, del cantón Loja, y exconsejero provincial, Ángel Andrade Minga, tiene un criterio diferente. Afirma que las zonas, como la 7, han dado lugar a más burocracia. “Para mí debe desaparecer la Zona 7”, opina. Argumenta, por ejemplo, que las direcciones circuitales o distritales de una u otra entidad no tienen la suficiente atribución para tomar decisiones, como firmar un convenio, sino que se debe acudir a la Coordinación Zonal para efectuar eso.

PARA SABER

En el Gobierno del expresidente Rafael Correa entraron en vigencia las zonas de planificación.

Abrir chat