¿Triunfó el correísmo?

Andrés Arauz y Guillermo Lasso siempre fueron los candidatos presidenciales más opcionados, sin embargo, los resultados de la primera vuelta seguramente no dejaron satisfechos a ninguno de los dos. Arauz obtuvo el 32,72% de los votos válidos y Lasso solo alcanzó el 19,74%. Si bien recomiendan ver el bosque y no solo el árbol, tampoco es correcto perderse en el bosque sin mirar el árbol.

El correísmo optó por publicitar agresivamente que Arauz ganaría en una sola vuelta; esto no sucedió. A pesar del importante respaldo que representa el 32,72% de votos que obtuvo Arauz, este es el peor de los resultados que ha tenido el correísmo; por ejemplo, Lenín Moreno obtuvo el 39,33% en la primera vuelta electoral de 2017.

Andrés Arauz hizo su campaña anteponiendo el nombre de Rafael Correa, con el objetivo de captar todos los votos que el expresidente podía obtener. Lo que significa que ese 32,72% sería el techo que tendría el correísmo en el país. Para ser presidente, Arauz necesita por lo menos un 17,28% de votos de los electores que no son correístas. Sin duda, es una tarea muy difícil.

No intento desmerecer el resultado que obtuvo el candidato Arauz, pero, se equivocan quienes creen que ya es el próximo presidente del Ecuador. A lo mejor se quedan con los churos hechos, tanto el rencoroso Correa que ya tiene su «lista negra», como los oportunistas que abandonan el barco morenista para comprar indulgencias a quien antes fue su amo.

Gustavo Ortiz Hidalgo

gortizhidalgo@yahoo.com

Abrir chat