Thalía Silvana Medina Tene físicamente se encuentra muerta, pero legalmente está viva

Falleció en 2005. Familiares gestionan desde 2018 un certificado de defunción. Registro Civil dice que se hace las consultas del caso.

En el intento de alcanzar el documento del Registro, los familiares presentaron todo tipo de documentos, incluso el lugar donde se encuentra inhumado el cadáver.
En el intento de alcanzar el documento del Registro, los familiares presentaron todo tipo de documentos, incluso el lugar donde se encuentra inhumado el cadáver.

Thalía Silvana Medina Tene murió en un accidente de tránsito el 16 de mayo de 2005, en el sector Carigán, del cantón y provincia de Loja, sin embargo, 16 años después, sigue constando como ciudadana viva en el Registro Civil.

Los familiares cuentan que las gestiones para la lograr la inscripción de su deceso han sido innumerables, sin lograr el objetivo porque la entidad de identificación está solicitando para ello un documento original que no   tienen, entonces, legalmente Thalía Silvana no ha muerto.

Innumerables gestiones

Jenny Verónica Medina Tene recuerda que su hermana, Thalía Silvana, quien en la actualidad hubiera tenido 23 años, fue arrollada por una ambulancia. Su madre, de nueve meses de gestación, recibió de parte de la perito-médica, Rosa Edith Rodríguez, quien le practicó la autopsia, el certificado de defunción y fue a entregarlo en el Registro Civil de Loja.

Acota que como ya dio a luz no pudo retornar a la entidad en el tiempo que le señalaron, haciéndolo luego de dos meses, aproximadamente, pero que le expresaron allí que aún no le inscribieron por las ocupaciones del personal, pero que en una semana despacharían, sin que lo hayan hecho porque, cuando regresó nuevamente, le informaron que el documento no aparece.

La respuesta de la entidad motivó que la madre de Thalía Silvana desistiera y no fuera más, a no ser ahora que se requiere el documento para un trámite legal de la familia.

Tras varios años, cuenta Jenny Verónica, regresaron al Registro Civil para que les extienda el certificado de defunción, manifestándoles allí que no consta como fallecida, iniciando en 2018 nuevamente los trámites, adjuntando los documentos que les solicitó la entidad estatal como copias de cédulas de la madre, de la occisa, certificado del sitio donde se encuentra inhumada, entre otros.

“Pero, tampoco el Registro le inscribió porque necesitaba el certificado de defunción original”, manifiesta y agrega que la institución le pidió que fuera donde la perito-medica que le realizó la necropsia en 2005, cumpliendo con lo solicitado, pero el documento no fue aceptado por el Registro Civil, en razón que no es el original ya que este se extravió en la misma entidad en el mismo año de la muerte de Thalía Silvana.

‘Necesitamos que esté inscrita como fallecida’

Pasaron dos años más y es el 28 de julio de 2020 que nuevamente la familia reactiva el caso porque “igual necesitamos que ella esté inscrita como fallecida. Fui en julio o agosto, por pedido del Registro, a la Fiscalía a tramitar un certificado del levantamiento del cadáver. El papel lo conseguí luego de 15 días de gestiones y regresé a la entidad. Allí nuevamente me señalaron que requerían el original”.

“De verdad sentí mucha indignación”, expresa Jenny Verónica, quien señala que jamás el Registro Civil le solucionó el inconveniente y que, al contrario, se mantiene que se presente el original que “no lo tenemos”.

El pedido de los familiares es que el Registro Civil acepte la copia certificada emitida por la perito-medica, Rosa Edith Rodríguez, y que bajo la figura de “tardíamente” se inscriba la defunción de Thalía Silvana Medina Tene.

“Por favor, solicitamos que nos ayuden a inscribirla, hemos gastado, gestionado por cerca de cuatro años, pero no hay una respuesta. Dijeron que enviarían a Quito, pero no hay solución, mientras tanto mi hermana consta como viva”, puntualiza.

Sobre esto último, comenta que es posible que el nombre de su hermana, Thalía, al seguir constando como viva, sea usado en los padrones como una electora más, cuyo voto podría ser aprovechado “por tal o cual partido político que les convenga ponerla”.

Respuesta del Registro Civil

El actual coordinador Zonal 7 del Registro Civil, Freddy Lenin Salvador Tomaselly, manifiesta que, enterado ya del presente caso, se encuentra tratando de encontrar una solución apropiada, conforme a lo que establece la norma, dándole celeridad a ello.

“Hemos hecho las consultas pertinentes, directamente al Ministerio de Salud Pública porque no consta el INEC, que es un documento habilitante o requisito para que nosotros podamos hacer la inscripción. Estamos trabajando sobre eso. Vamos a dar la solución muy pronto, estoy seguro de ello”, dice el servidor, al tiempo enfatiza que para el registro correspondiente se necesita el certificado original, por así establecerlo en los requisitos.     

VOZ

“Seguiremos dándole hasta que nos ayuden. Me he cansado de molestar al Registro Civil”,

Jenny Verónica Medina Tene, hermana de Thalía.

“Estamos trabajando sobre eso. Vamos a dar la solución muy pronto, estoy seguro de ello”,

Freddy Lenin Salvador Tomaselly, coordinador Zonal 7 del Registro Civil.

PARA SABER

Thalía tenía, al momento de su muerte, siete años. Estudiaba en la Escuela Luis Felipe Zapater, de Carigán.

Al momento hubiera tenido 23 años.

Abrir chat