Sigue lloviendo sobre mojado

La pandemia tomó por sorpresa a las diferentes instituciones públicas y privadas, pero las dificultades para sobrellevar el día a día siguen aún presentes en ciertas instituciones y empresas que aún no han podido sobreponerse a los efectos del Covid-19. Seguimos envueltos en una tramitología innecesaria e interminables filas, donde lo único que se demuestra es la falta de innovación, empatía y humanización a los servicios ofertados.

Parece insólito que en pleno siglo XXI donde el Covid-19 aceleró la Cuarta Revolución Industrial; en nuestra ciudad no podamos convivir con nuevas tecnologías, aprovechar el internet de las cosas, la automatización, inteligencia artificial, digitalización o robótica.

Es importante contar con organizaciones y líderes resilientes que sean capaces de revertir escenarios adversos e identificar oportunidades dentro de esta crisis para mejorar los servicios a la ciudadanía; pero en su lugar, vemos empresas e instituciones estancadas en los efectos de la pandemia en la que se evidencia un eminente retroceso en la calidad de servicios que deben brindarse a los ciudadanos. Tal parece qué luego de la pandemia sigue lloviendo sobre mojado y debemos acostumbrarnos a procesos obsoletos, rezagados y funcionarios sin el más mínimo sentido de servicio, compromiso y empatía.

Es momento de sacudirnos el pasado y empezar a pensar en un futuro guiado por la innovación y el pragmatismo, con más gente dispuesta a jugársela por la gente.

Andrés Sigcho O.

andres_575@hotmail.com

Abrir chat