Sectores lojanos opinan que peleas al interior del Cabildo perjudican al cantón Loja

Hay roces entre el alcalde Jorge Bailón Abad y la vicealcaldesa Patricia Picoita. Antes fueron concejales y directores departamentales. 

La ciudadanía viene siendo testigo de constantes impasses entre el alcalde y los ediles.

La ciudadanía nuevamente es testigo de enfrentamientos, esta vez originados por las dos principales autoridades del cantón: el alcalde, Jorge Bailón Abad, y la vicealcaldesa, Patricia Catalina Picoita, ello, según diversos sectores, no le hace bien a Loja y más bien estanca el trabajo del Municipio, dando pie a que las obras no llegan a los habitantes.

Al interior del Cabildo, desde hace tiempo, se han venido dando roces entre ediles y el primer personero municipal, salpicando, incluso a los directores y jefes departamentales, llevando estos impasses a ventilarse en los tribunales de Justicia. Lo más reciente es lo protagonizado por el burgomaestre Bailón y la vicealcaldesa Picoita.

‘Un daño a Loja’

Para el exdiputado y también exconcejal lojano, Galo Aguirre Monteros, estas pugnas le hacen mucho daño a Loja cuando se necesita que a las entidades públicas vaya gente a trabajar con mucha seriedad, igual a lo que acontecía hace años que los ediles no percibían un centavo, sin embargo, se trabajaba con entereza, a diferencia de ahora que ganan más de dos mil dólares.

“El pueblo de Loja debe darles un tirón de orejas a todos porque están percibiendo buenos sueldos, muchos de ellos sin hacer nada, eso es el colmo, y todavía tienen por delante más de un año, cómo nos quisiéramos todos tener una remuneración de esa calidad”, precisa.

Dice que es necesaria la unidad de todas las autoridades y que bien podría ser el gobernador quien motive aquello, capaz de elaborar una agenda única para Loja, “olvidándonos por un minutito siquiera de las ambiciones políticas de cada uno, eso sería lo ideal, que no es fácil, pero, al menos, podríamos intentarlo”.

Un retraso para las parroquias

El exvocal del Gobierno Parroquial de Chuquiribamba, Bolívar Loarte, lamenta este tipo de peleas porque pasan factura a las parroquias rurales y a la propia ciudad de Loja, aunque recuerda que estos “dimes y diretes” entre los concejales y el alcalde se vienen dando desde el período anterior.

Mientras se dan las pugnas, según dice, las obras quedan relegadas y pone como ejemplo su parroquia que sufre por la deficiencia en los sistemas de alcantarillado, agua potable y la propia vía que no se concluye.

Acota que otra de las deficiencias de la actual administración municipal es la falta de control en el centro de la ciudad, donde el desorden impera y que puede llamarse de todo, menos un centro comercial, testigo de peleas y agresiones callejeras.

‘Me apena lo que sucede’

En criterio del presidente del Gobierno Parroquial de San Pedro de Vilcabamba, Jhimmy Fabián Toledo Castillo, apena lo que ocurre al interior del Cabildo lojano, aunque, respecto a su parroquia, señala que la actual administración municipal ha ejecutado allí varias obras, incluso más que en las del resto del cantón Loja.

Agrega que esas pugnas pueden deberse a la cercanía de las elecciones seccionales y que, ante una eventual candidatura del actual alcalde, de pronto “desde ahora quieren inhabilitarlo, no olvidemos que siempre hay conversaciones por debajo de la mesa de los actores políticos y de pronto puede ser uno de los traspiés que este ocurriendo en el Municipio de Loja”.

Considera que estas luchas internas afectan sobremanera a las parroquias rurales, en vista que el Ayuntamiento no puede trabajar con toda la soltura del caso, no obstante, reitera que su administración tiene una buena relación con el alcalde, todos los ediles y los jefes y directores departamentales.

‘Afecta a la toma de decisiones’

La emprendedora lojana, Paola Ruiz Ochoa, también muestra su preocupación por estos roces al interior del Municipio lojano porque afectan a la ciudadanía en la toma de decisiones, así como origina la descoordinación e inconvenientes con los mismos funcionarios de la entidad.

“La falta de comunicación, de coordinación, de liderazgo y la pugna por intereses políticos provocan este fracaso administrativo para la ciudad”, expresa, tras enfatizar que, al ser autoridades, deben regir la dirección, el desarrollo y el crecimiento del cantón Loja.

Añade que hay tantas necesidades como para poder enfrascarse en problemas netamente administrativos, principalmente si los ediles, al ser electos por la ciudadanía, deben dar respuestas en ordenanzas y modelos de gestión para mejorar los aspectos productivo, económico, turístico, social, entre otros.

LA VOZ

Al ser autoridades, deben regir la dirección, el desarrollo, el crecimiento del cantón Loja”, Paola Ruiz Ochoa, emprendedora lojana.

Estas luchas internas afectan sobremanera a las parroquias rurales”, Jhimmy Fabián Toledo Castillo, dirigente parroquial.

Abrir chat