Paltas, en Loja, recuerda 67 años de la reivindicación de sus derechos

Se destaca la valentía de la paltense Laura Piedra de Tandazo, quien dio ejemplo de lucha y valor.

La ciudad de Catacocha, cabecera cantonal de Paltas, se levanta en un sitio estratégico de la provincia de Loja.
La ciudad de Catacocha, cabecera cantonal de Paltas, se levanta en un sitio estratégico de la provincia de Loja.

El cantón Paltas, en la provincia de Loja, conmemora este 3 de diciembre de 2020, 67 años de la reivindicación de sus derechos. El acto será evocado con una sesión solemne que se desarrollará desde las 10:00.

La historia

Los hechos de esta gesta heroica los reseña el intelectual Galo Salvador Rojas, en la sección Patria Chica, de la revista ‘Taita Cocha’, de la edición de junio de 2011. Allí explica los motivos de la celebración del 3 de diciembre, en Paltas.

La carretera Las Chinchas-Catacocha, a decir del escritor, se hizo realidad gracias a la muy ecuatoriana costumbre de las mingas. Las generaciones de ayer, junto a Manuel Vivanco, consiguieron del Supremo Gobierno el Decreto de que la Panamericana pase por la ciudad y continúe hacia el Sur hasta llegar a Macará.

El director de los trabajos, con los fondos asignados para la obra, logró adquirir dos tractores. De esta forma, la carretera lentamente iba avanzando.

De pronto llega la resolución del Supremo Gobierno, quien pretendió truncar la esperanza de los paltenses, pero no pudo, ni aun valiéndose de la fuerza, que consistía en retirar las dos máquinas motorizadas que con su sordo retumbar se abrían brecha a través de la abrupta topografía.

Rebeldía y coraje

El pueblo dejó salir una máquina, confiado en que pronto regresaría, según lo habían prometido; pero, su rebeldía y coraje no tuvieron límites, cuando los poderes centrales, en vez de regresar la referida máquina, disponían el inmediato retiro de la otra.

El pueblo se puso en pie de protesta: hombres, mujeres, ancianos y niños se levantaron uniendo fuerzas y voluntades, no dejaron ni dejarán nunca, ultrajar sus sacrosantos derechos.

Monseñor Armijos resolvió hacer guardia frente a la unidad mecánica estacionada en la plaza central. Amanecía el 3 de diciembre de 1953. Protegido por las sombras de la noche, un pelotón de soldados habría atravesado las puertas de la ciudad para llevarse por la fuerza el tractor.

Desde la torre de la iglesia matriz, un centinela los ve y toca apresuradamente las campanas, llamando al pueblo. Los soldados se desconciertan, pero al fin ingresan. Los guardias del tractor son tomados prisioneros, dos logran escapar y cruzan apresuradamente las calles. despertando al pueblo. El padre Armijos, arriesgando su vida, se pone a la cabeza del pueblo y dirige la defensa.

El pueblo se vuelca impetuoso, resuelto a luchar y a vencer. No le atemoriza ni los gases asfixiantes, ni las amenazas, ni la muerte. ¿Y la mujer? La mujer que siempre ha desempeñado un papel preponderante en la vida de los pueblos tenía que surgir.

Presencia de la mujer paltense

Es Laura Piedra de Tandazo, quien con valentía desarma a un soldado y lo pone fuera de combate. Ante esa acción heroica, los paltenses enardecidos, en avalancha singular, al grito de “Los tractores no saldrán” y cantando el Himno de la Patria, detuvieron a la máquina en el lugar donde hoy se levanta el obelisco recordatorio.

PARA SABER

Para hoy, desde las 10:00, se ha previsto una sesión solemne en Catacocha.

Abrir chat