Muerte cruzada

La conformación de la Asamblea Nacional no responde a la adhesión que las diferentes fuerzas políticas tienen en el electorado ecuatoriano. Esto se debe a que los asambleístas fueron elegidos en la primera vuelta electoral, lo que implicó que candidatos presidenciales como Yaku Pérez y Xavier Hervas influyan en el número de asambleístas que Pachakutik y la Izquierda Democrática tienen en el órgano legislativo.

Por otra parte, la alianza del Partido Social Cristiano y CREO, que auspició la candidatura de Guillermo Lasso, no logró tener una significativa representación de asambleístas, siendo CREO el partido más perjudicado. El rompimiento de esa alianza complicó más al partido de gobierno; pues, resulta evidente que los socialcristianos se fueron a los brazos de los correístas para conspirar juntos contra el gobierno de Lasso, a cuya estrategia se han sumado las otras fuerzas políticas.

El presidente Lasso todavía no cumple ni siquiera cinco meses en su gobierno y, a pesar de su exitoso proyecto de vacunación, no ha tenido el apoyo necesario en la Asamblea Nacional para las reformas legales que se requieren con el objetivo de reactivar la economía ecuatoriana. Dudo que dicha realidad cambie, por lo que no veo otra alternativa que el presidente de la República aplique el artículo 148 de la Constitución y disuelva la Asamblea Nacional por obstruir, en forma reiterada e injustificada, la ejecución del Plan Nacional de Desarrollo.

Gustavo Ortiz Hidalgo

gortizhidalgo@yahoo.com

Abrir chat