Medio ambiente como bien común

Entender el medio ambiente como bien común es muy importante para repensar el régimen jurídico de los derechos de propiedad de estos bienes. En la actualidad el ambiente se concibe bajo la dualidad de lo público y lo privado; en los recursos privados existe rivalidad y exclusión, en cambio en los recursos públicos no existe rivalidad ni exclusión. Los intereses privados para el aprovechamiento de los recursos naturales se imponen frente a los intereses públicos, ocasionando que se profundice la inequidad. Concebir al medio ambiente bajo esta dualidad público-privado ha provocado la sobreexplotación de recursos naturales y por ende la crisis ambiental o ecológica que vivimos hoy gracias a los daños y peligros antrópicos de toda índole. Los bienes comunes, a diferencia de los privados y públicos, crean rivalidad, pero no exclusión, aquí el medio ambiente, al ser un sistema de recurso compartido y limitado, constituye un tipo de bien económico reconocible independiente del sistema de derechos de propiedad público y privado, de ahí la necesidad de un ejercicio diferente y graduado de los derechos de propiedad del medio ambiente para su aprovechamiento, conservación, cuidado y protección. La cantidad de normas jurídicas existentes dentro del Derecho Ambiental es gigantesca pero ineficaz, no han permitido que se cumpla con los principios básicos en materia ambiental como son el principio preventivo, precautorio, contaminador pagador, entre otros; esto se puede constatar muy bien en el Atlas de Justicia Ambiental (https://ejatlas.org/) donde se observa el incremento de casos de vulneración de los derechos de la naturaleza. Si queremos de alguna forma contribuir a solucionar los problemas de la crisis ambiental o ecológica que estamos viviendo, es necesario concebir un nuevo régimen jurídico de los derechos de propiedad del ambiente como bien común.

Jorge Benítez Hurtado

jabenitezxx@utpl.edu.ec

Abrir chat