Manejo de la ira

Les ha pasado que, cuando una persona “B” les cuenta algo malo que les hizo una persona “C” lo relata en el mismo tono como si le estuviera reclamando a “C”.

Les ha pasado que, cuando llegan puntuales a una reunión de grupo, quien la encabeza comienza a dar el reproche de la impuntualidad ya que solo han llegado unos pocos; pero, solo la escuchan los que llegaron puntuales ya que los impuntuales aún no llegan.

Les ha pasado que, alguna empresa actúa de mala manera con sus cobros, y ustedes van y se desquitan con un empleado, que solo está haciendo su trabajo y tal vez ni es el encargado de resolver el problema presentado.

Les ha pasado que, alguien les hace enojar, y luego la persona que causó su enojo, está aun más molesta, aunque no tenga motivos. Les ha pasado que, un vehículo se pasa un semáforo en rojo, les ha chocado o casi lo ha hecho, y el infractor está mucho más molesto que el agredido.

Les ha pasado que, piden a alguien que use mascarilla cuando está en público, y su reacción es de molestia.

Pues si, como sociedad no sabemos manejar la ira. Todos tenemos derecho a enojarnos cuando algo no nos hace bien, lo que no tenemos derecho, es a desquitarnos con los demás por lo que nos pasa. También tenemos derecho a reclamar y confrontar lo que está mal o nos hace daño; pero, tiene que hacerse a la persona correcta. Si bien una muestra de empatía es preocuparnos por quien está enojado, tampoco debemos ni dar, ni tolerar malos tratos.

Santiago Ochoa Moreno

santiago_ochoa_2008@hotmail.com

Abrir chat