La UNL lleva más de cuatro años sin poder administrar sus dos bienes emblemáticos

Los dos espacios físicos están en poder del Municipio cuatro años y seis meses. Docentes y estudiantes elevan una propuesta.

El Teatro Universitario Bolívar es testigo de una serie de eventos, organizados por la Alma Máter y por otras entidades lojanas.
El Teatro Universitario Bolívar es testigo de una serie de eventos, organizados por la Alma Máter y por otras entidades lojanas.

El Teatro Universitario Bolívar y la Casona Universitaria, que son bienes emblemáticos e históricos de la Universidad Nacional de Loja (UNL), siguen en manos del Municipio de Loja, cuya administración la ejerce desde hace cuatro años y seis meses.

Ofertas y necesidad

Hay ofertas de devolución y recepción que están en pie, pero no se plasman, mientras tanto alumnos y docentes de la Alma Máter manifiestan que las dos infraestructuras hacen mucha falta para el quehacer cultural.

Tanto el Teatro como la Casona, a inicios de mayo de 2016, en el régimen del entonces presidente Rafael Correa, fueron entregados por el Ministerio de Educación al Municipio de Loja, representado por el alcalde, José Bolívar Castillo.

El actual rector de la UNL, Nikolay Aguirre Mendoza, en una de sus propuestas de campaña, ofreció recuperar esos bienes, así como el actual burgomaestre, Jorge Bailón Abad, también planteó en su programa de trabajo devolver el Teatro y la Casona a la Alma Máter, incluso, tras ser electos, se reunieron las dos autoridades para iniciar el proceso, pero han pasado los años y los dos inmuebles siguen en poder del Municipio, entidad que invirtió allí alrededor de 1’600 mil dólares en adecuaciones.

Alcalde devolvió el nombre al Teatro

El alcalde Bailón dispuso que se le devuelva el nombre original al Teatro y que la palabra ‘Municipal’ sea reemplazada por ‘Universitario’, quedando, entonces, como tradicionalmente se lo ha conocido: Teatro Universitario Bolívar.

El coordinador General del Municipio, Efraín Muñoz Silva, dice que la predisposición de la entidad y su titular es que  los bienes regresen  a su dueño de origen, la UNL.

Sobre el por qué se dilata la entrega-recepción, dice que ello depende ya de la Alma Máter, aunque hace notar que el proceso se ha entorpecido por el tema pandemia del coronavirus.

Félix Ordóñez Rojas, coordinador General Administrativo de la UNL, reconoce la apertura del burgomaestre, así  como dice que ha habido toda la gestión del rector, Nikolay Aguirre, para la recuperación de los inmuebles, incluso informa de reuniones y la conformación de comisiones por parte de las dos entidades públicas, estableciéndose sendos compromisos.

Una comunicación de fecha 14 de octubre

Acota que los diálogos fueron de manera permanentes hasta que se dio el brote mundial del Covid-19, en marzo pasado de 2020, y todo se trastocó, aunque aclara que no se ha descuidado ese centro de estudios superiores y que con fecha 14 de octubre remitió un oficio al alcalde Bailón, solicitando que se continúe con los trámites de devolución, así como se ha presentado un borrador de convenio, que se pide en la resolución modificatoria. “Estamos esperando alguna respuesta a este cumplimiento de parte de la Universidad”.

Sobre la inversión realizada en el bien de la UNL por parte del Ayuntamiento, el funcionario señala que, justamente, el rector y el burgomaestre se han acercado al Banco de Desarrollo para pedir información sobre el préstamo.

Aparte, la UNL también ha pedido que se realice una evaluación y un análisis  de todo lo invertido en el Teatro y la Casona para determinar el monto empleado.

Manifiesta que no entiende la razón que llevó al Ministerio de Educación a donar el bien al Municipio cuando la UNL “ha venido cancelando desde hace muchos años los impuestos relacionados con estos dos bienes”. También enfatiza que cuando asumió el rector el cargo, el 13 de agosto de 2018, ya se encontró con esta novedad.

Catedráticos están preocupados

Para el presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Nacional de Loja (APUL), Thuesman Montaño Peralta, hay preocupación en ese estamento porque los dos bienes aún no los tiene la Alma Máter y también dice que el Municipio solicitó, en su momento, un crédito no para una refacción interna, sino externa del Teatro Bolívar, “un ícono no solo de la Universidad, sino de la ciudad de Loja”.

El dirigente plantea la estructuración de una comisión interinstitucional para que realice la gestión pertinente en la parte económica y que tanto el Teatro como la Casona regresen a manos de la UNL.

Acota que devolver más de un millón de dólares por parte del centro de estudios superiores, dado su exiguo presupuesto, es muy complejo y de allí insiste en la comisión interinstitucional, en donde se incluyan también las autoridades que salgan electas el próximo 7 de febrero de 2021, en condición de asambleístas.

Hablan los estudiantes

Nadia Coralía Coronel Alulima, presidenta provisional de la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador (FEUE) Loja, dice que es imprescindible la recuperación de esos dos espacios físicos, en razón que los alumnos los requieren para sus diversas prácticas culturales.

Califica de tardía la gestión realizada por la UNL para lograr la devolución del Teatro y la Casona y que, en ese sentido, ese organismo se encuentra elaborando una propuesta relacionada con su recuperación, principalmente, según dice, si hay la voluntad del Municipio de devolver las dos infraestructuras.

CLAVE

En mayo de 2016, el Ministerio de Educación, en el régimen del presidente Rafael Correa, donó los dos bienes al Municipio, representado por José Bolívar Castillo.

PARA SABER

Los dos bienes se encuentran en pleno centro de la ciudad de Loja. Han sido escenarios de citas académicas, culturales, musicales, entre otras.

DÍGITOS

El Banco de Desarrollo prestó al Municipio 1’600 mil dólares para los trabajos. Se sabe ahora que está ya cobrando porque fue reembolsable.

Abrir chat