La parroquia lojana Jimbilla despidió a José Manuel Medina, su hijo centenario

Falleció a los 102 años. Ayudó a construir varias capillas en barrios de la parroquia.

José Manuel Medina, junto a sus hijos, cuando cumplió 100 años.
José Manuel Medina, junto a sus hijos, cuando cumplió 100 años.

La parroquia Jimbilla, perteneciente al cantón Loja, lamenta la partida de uno de sus hijos: José Manuel Medina Sozoranga, quien falleció a los 102 años. Fue sepultado en el mismo barrio donde vio la luz: Illinzhapa, al cual defendió y ayudó en su adelanto y desarrollo.

Padre de 10 hijos

Nació el 6 de abril de 1919. Contrajo matrimonio con María Angelita Curipoma, con quien procreó 10 hijos: Luz Angélica, Humberto, Flores Milo, Luis Alfredo, Rosario, Elvira, Aida, Narcisa, Elvira (+) y Raúl (+).

Fue un hombre muy activo. Toda su vida la dedicó a las labores agrícolas, así como a la ganadería. Siempre promovió las denominadas mingas como una forma de robustecer el trabajo comunitario.

Su hija, Narcisa, cuenta que prefirió un estilo de vida sano, así como se caracterizó por la paciencia y la tranquilidad, cualidades que marcaron su fructífera existencia.

José Manuel fue gestor comunitario y muchas veces apoyó los trabajos ejecutados por la comunidad, como la construcción de la capilla del barrio Illinzhapa, su tierra natal.

Asimismo, fiel a su catolicismo, intervino en la edificación de capillas en barrios adyacentes a la parroquia. Jimbilla. Fue un convencido del fortalecimiento del núcleo familiar.

Recuerdan sus enseñanzas

Sus hijos hoy lo evocan como un padre bueno, trabajador, honesto y que siempre se preocupó por el bienestar de ellos, a quienes les dejó las mejores enseñanzas. “Él nos regaló 102 años de compañía y nos dejó todo para seguir adelante, viviendo y, sobre todo, creyendo”.

La familia, compuesta por hijos, hijos políticos, nietos, bisnietos y tataranientos, comenta que, pese a sus más de 100 años, siempre demostró vitalidad para la realización de diferentes actividades.

Narcisa dice que también gustaba mucho de la discreción, así como se definió por su alegría. “Demostró sus buenas acciones con hechos y no con palabras, y la paz que transmitías la recordaremos por siempre”, precisa.

PARA SABER

Fue padre de 10 hijos. Tuvo también tataranietos.

Abrir chat