La inmunidad comunitaria, no significa descuidar la bioseguridad

Otra buena noticia, es que, el Hospital Isidro Ayora, desde ayer ya no cuenta con pacientes Covid-19 hospitalizados.

A nivel del territorio continental ecuatoriano, Loja, es la primera provincia en alcanzar la inmunidad comunitaria o de rebaño, al cubrir el 85 % de la población objetivo. Sin embargo, eso no significa que se debe dejar de lado las medidas de bioseguridad.

En la visita que cumplió la ministra de Salud, Ximena Garzón, sostuvo que esta provincia “ha brillado desde el inicio de la vacunación por su eficacia en el proceso de administración de las vacunas a su población, y por eso la coordinadora de Salud y el prefecto de la provincia me solicitaron que aceleremos la vacunación de niños de 6 a 11 años de edad”.

Inmunidad Comunitaria

Cuando mucha gente es inmune a una enfermedad contagiosa, generalmente a través de la vacunación contra esa enfermedad, es más difícil que esa infección se contagie en el seno de una comunidad.

Las vacunas enseñan al cuerpo a reconocer gérmenes y a luchar contra ellos para no enfermar más adelante. Esto ayuda a volvernos inmunes a las infecciones. De no vacunarse, la gente se volvería inmune solo después de recuperarse de una infección contraída al entrar en contacto con los gérmenes de otra persona infectada. Para conseguir la inmunidad de rebaño de esta manera, tendría que ponerse enferma, o morir, mucha gente en el proceso.

El presidente del Colegio de Médicos de Loja, Pablo Carrión Jaramillo, menciona que al tener la mayoría de la población anticuerpos para poder enfrentar el proceso pandémico, en este caso por Covid-19, baja el impacto sobre la salud de los ciudadanos.

Sin embargo, recuerda que el grupo infanto-juvenil todavía está en proceso de inmunización, por lo que, se debe analizar el retorno a las aulas de forma presencial. Alega que debe existir un punto de alerta, para que los comités de operaciones de emergencia, al momento de tomar decisiones recuerden que existen nuevas cepas.

Luego de felicitar al pueblo lojano por el respeto a la norma comunitaria, el profesional, insiste que se debe mantener las normas de bioseguridad, y que cuando el grupo infanto-juvenil esté inmunizado y las personas de alto riesgo reciban la tercera dosis se podría pensar en dejar de lado las restricciones.

Recuerda también que hay movilidad humana y que es necesario considerar ese aspecto, para mantener las precauciones que son imprescindibles para evitar posibles rebrotes.

Cero casos en el Hospital Isidro Ayora

“Damos por terminado el tema de hospitalización por afectaciones de Covid-19, temporalmente”, expresa con satisfacción el responsable de Cuidados Intensivos del Hospital Isidro Ayora, Fabián Lozano.

Aduce que ya no hay pacientes con casos severos de Covid-19, sin embargo, pueden registrarse nuevos picos, pero que no serían altos como meses atrás. El último paciente estuvo aproximadamente 15 días hospitalizado, pero lamentablemente falleció por otras afectaciones que tuvo.

Por el área de UCI pasaron alrededor de 400 personas y hubo un 45% de tasa de mortalidad. En agosto hubo alrededor de 8 ingresos.

Al final el profesional afirma que dejaron un área adaptada con aislamiento respiratorio para tres pacientes Covid-19. Ahora la UCI es polivalente, es decir, atienden cualquier patología grave y hasta ayer (20 de septiembre) hubo seis pacientes internados.

El médico de Terapia Intensiva, Andy Omar Diaz Ramos, destacó que luego de 18 meses la situación de a poco va retomando la normalidad, “fueron momentos muy duros, de mucho estrés, pero siempre dimos lo mejor de nosotros”, sostiene y destaca que ahora ya pueden atender otras patologías y con los uniformes anteriores y no con los trajes especiales.

——–

CLAVE

De acuerdo al vacunómetro en Loja han recibido la segunda vacuna:

80,05% en edades de 16 a 49 años

90,30% de 50 a 64 años, y un

96,95% de 65 años en adelante

DÍGITO

400 pacientes se atendieron en UCI del Hospital Isidro Ayora.

45% fue la tasa de mortalidad.

Abrir chat