Epidemia invisible

Mientras los médicos recomendaron hace un año atrás el distanciamiento social debido a la pandemia, parece que algunos nos adentramos en nuestras emociones acoplándonos a este nuevo sistema de vida, dejando escapar la sensibilidad y descuidando a un grupo importante como son los adultos mayores, quienes han sufrido un impacto emocional, especialmente aquellos que viven solos.

Revisando artículos de ciencia, científicos temen que el aislamiento cree un nuevo tipo de epidemia, relacionada con la salud mental de los mismos, debido a la soledad e incertidumbre que enfrentan. Situación comprensible ante los cambios y alertas que genera la propagación del virus. El duelo, el aislamiento; dejan en carne viva sus emociones y los despojan de los afectos.

La soledad es un problema invisible incluso antes de la pandemia, lo que hizo esta, es agudizarla, al punto de para algunos, crear la epidemia de la soledad.

Junto a la depresión y ansiedad, surgen trastornos de estrés agudo y postraumáticos, que podrían desembocar en demencia y enfermedades cardiovasculares, razón por la que recomiendan el no contacto con noticieros y hacer actividades que les permitan disfrutar y cuidar de su salud física que está relacionada con la salud mental. Una anciana escribía, debemos de buscar la palabra de Dios para no enloquecer de soledad, hacer meditación y leer cosas que levanten el ánimo y la fe en la humanidad.

Yadira C. Torres

Yaditorres_yct@yahoo.com.co

Abrir chat