El sabor de la lengua

Comparto con ustedes esta antigua leyenda, sin nada más que agregar. “Xantus le ordeno a Esopo, que fuera al mercado y trajese el mejor alimento que encontrara, para agasajar a importantes invitados. Esopo, compro solamente lengua y la hizo aderezar de diferentes modos; los convidados se hartaron de saborearla como un manjar. Cuando Xantus, pregunto ¿qué era eso tan delicioso?. Me pediste lo mejor, dijo Esopo y traje lengua; que es fundamento de la filosofía y de las ciencias, el órgano de la verdad y la razón, con la lengua se instruye, se construye ciudades y civilizaciones, se persuade y dialoga, se canta, reza, se declara amor y la paz. Pocos días después, Xantus le dijo que llegarían unos visitantes desagradables a los que debería atender por protocolo, pero quería manifestarles su disgusto sirviéndoles mala comida y le recomendó traer lo peor que encontrase. Esopo, trajo lengua y la hizo preparar con un sabor muy desagradable, que repugno a los comensales. ¿Qué porquería es esa que serviste?; pregunto Xantus; lengua contesto Esopo, la lengua que es madre de todos los pleitos y discusiones, origen de separaciones y guerras, con la que se miente, calumnia, insulta y se rompen las amistades; órgano de la blasfemia y la impiedad, el arma de doble filo”.

El hombre esta indefenso por naturaleza, porque no tiene colmillos, ni garras y no escupe fuego; pero tiene una lengua tan suave como la miel y tan afilada como un mortal puñal.

Talía Guerrero Aguirre

talia.guerreroa@hotmail.com

Abrir chat