El electorado

Una vez terminadas las elecciones, es importante analizar al electorado. Ya se ha vuelto costumbre, que las propuestas de los presidenciables, para la gran mayoría importen poco o nada, y que valga más la información negativa para desprestigiar al candidato contrario, sin importar que esta sea verdadera o no.

En las últimas elecciones, se vio más que el pensamiento crítico de la sociedad sobre las propuestas, el pensamiento visceral sobre los candidatos. Al parecer el cerebro tiene menos fuerza que el corazón, y al corazón se lo confunde fácilmente, y son las tripas las que toman decisiones o emiten comentarios.

La discusión electoral quedó muy atrás de tener criterios económicos o incluso ideológicos, pues, la mayoría de afirmaciones por uno u otro candidato, fueron basadas en información falsa y frases sin sentido o sin comprobación que se pretendieron volver verdad por el número de veces que se repitieron o se compartieron.

A algunos hoy les llaman “perdedores” porque votaron por el candidato que no ganó, sin embargo, lo más grave, es que perdieron familiares y amigos solo por pensar diferente. Otros se declaran “ganadores” porque votaron por el candidato ganador, sin embargo, también perdieron amigos y familiares por pensar diferente.

Para tener un mejor país, debemos comenzar a construirlo desde nuestras semejanzas no desde nuestras diferencias y para eso también necesitamos mejores ciudadanos.

Santiago Ochoa Moreno

santiago_ochoa_2008@hotmail.com

Abrir chat