El ciclista lojano, Rodrigo Muñoz, dice que el casco lo salvó de una muerte segura

Un taxi lo atropelló. Nueve días estuvo hospitalizado. Costillas, clavícula y omóplato resultaron rotos. Dará charlas en planteles.

Tras 28 días de permanecer en cama, un amigo llevó a Rodrigo a dar una vuelta por el entorno lojano.
Tras 28 días de permanecer en cama, un amigo llevó a Rodrigo a dar una vuelta por el entorno lojano.

Un mes después que un taxi lo atropellara, por el sector de La Pileta, al oriente de la ciudad de Loja, Fausto Rodrigo Muñoz León, connotado ciclista, se recupera satisfactoriamente de las diversas lesiones causadas. Dice que volvió a nacer y que la vida se la debe al casco que llevaba puesto aquella noche.

Embestido por un taxi

Rodrigo Muñoz, ciclista profesional por el lapso de 30 años, a eso de las 19:00 del lunes 31 de mayo de 2021, se movilizaba tranquilamente por su carril respectivo y con las luces de ley, cuando de pronto su humanidad recibió un fuerte impacto, estrellándose sobre el pavimento. El chofer se bajó del vehículo, lo vio tendido en la calzada y huyó del sitio.    

El percance provocó que sufriera varias heridas en su cuerpo: 12 costillas rotas, al igual que la clavícula y su omóplato. “Solo estoy vivo porque utilizo casco, que lo tengo como una referencia, caso contrario me hubiera afectado severamente la cabeza hasta causarme secuelas irreversibles”, precisa.

Agrega que ese accidente le deja una gran lección: aprovechar el mínimo instante para compartir, salir, visitar la naturaleza, llevar el mensaje de cuán importante es el uso del casco que, en su caso, es la segunda vez que le salva la vida. Tuvo un inconveniente hace unos ochos años.

Hospitalizado nueve días

Rodrigo Muñoz estuvo nueve días internado en la casa de salud Medihospital, donde le brindaron la atención adecuada, aliviando, por medio del tratamiento, los terribles dolores, acción que agradece a los diversos profesionales de la salud, así como a la ciudadanía lojana y, particularmente, a sus hermanos que estuvieron presentes a toda hora.

De 60 a 90 días tardará su recuperación, tras la cual, según anuncia, volverá a montar su ‘caballito de acero’, así como empezará una campaña agresiva de concienciación sobre la importancia del buen uso de la bicicleta, así como de llevar el casco. El trabajo lo desarrollará a nivel de los planteles educativos, una vez que retornen a la jornada presencial.

Dice que como ejemplos prácticos llevará a las charlas el cuadro de la bicicleta que se partió en dos, así como el casco que también resultó averiado, al haber concentrado el golpe, impidiendo que la cabeza sea afectada.

Cuenta que la intervención quirúrgica fue riesgosa, dadas las heridas de su cuerpo, tanto en la clavícula, el omóplato y las costillas rotas, pero “gracias a Dios nada pasó, me tuvo una nueva misión, poniéndome a recapacitar (…), cuyo golpe me ha servido como motivación para poder seguir adelante por el trazado que tenemos en la vida”.

Volverá a la bicicleta

Insiste que este percance le dio la oportunidad de volver a nacer y que, en ese sentido, regresará con más energía a montar una bicicleta. Empezará de a poco en la ciudad y luego a trepar las montañas y campos, conforme ha sido su hábito a lo largo de estas tres décadas.

VOZ

“El accidente que sufrí fue de una considerable magnitud. Por suerte quedé vivo”,

Rodrigo Muñoz León

PARA SABER

El percance se produjo la noche del lunes 31 de mayo pasado.

Abrir chat