Democracia y tecnología

La tecnología es una herramienta que cubre las necesidades y aspiraciones de la sociedad en base a técnicas científicas que desarrollan bienes o servicios. Nos ayuda a simplificar procesos y exponenciar las capacidades de las personas. Actualmente ya se utiliza esta herramienta en diferentes gobiernos, con iniciativas que implican la creación de plataformas alimentadas con datos del gobierno y la ciudadanía, la simplificación de trámites y la vigilancia de la ciudadanía por parte del Estado. Entre los aspectos positivos de su aprovechamiento encontramos procesos más transparentes, mayor apertura al gobierno abierto, mayor capacidad de organización ciudadana y mejor eficiencia en las políticas públicas, además, varios gobiernos han transformado sus plataformas y servicios con la tecnología; ejemplos de esto son el gobierno abierto de Chile y de Estonia, pero también la utilización del voto electrónico en países como Venezuela y Brasil, pero no todo lo que brilla es oro y también se pueden identificar problemas bastante graves, como la falta de privacidad en los datos, vigilancia masiva, y la exclusión de sectores que no disponen de conectividad o de recursos tecnológicos para poder acceder a este tipo de servicio. Es innegable que los beneficios o perjuicios de utilizar este tipo de herramientas de forma intensa dentro de procesos gubernamentales dependen netamente de la forma en cómo se utilizan, pero es prioritario dentro de los gobiernos latinoamericanos establecer políticas públicas que fortalezcan la tecnología y poder así reducir la brecha digital, que impide explotar el rendimiento que se pueden obtener.

Joffre Alexander Rodríguez Asanza

joffre.rodriguez@unl.edu.ec

Abrir chat