Democracia representativa

La democracia representativa se fue consolidando a inicios del siglo XIX, con la apertura y conformación de los partidos políticos y el fin de las monarquías; además, se procedió a la universalización del voto. En algunos países, esta delegación del poder popular se convirtió en facultativa; en nuestro país, el voto es obligatorio con excepción de menores de 18 años (16 a 18 años) y adultos mayores.

La ciencia política nos dice que el poder político radica en el pueblo, pero lo ejercen sus representantes. En el Ecuador, para llegar a esa representación popular se deben consolidar algunos procesos: a) partidos y movimientos políticos registrados; b) elecciones primarias; c) inscripción de candidatos; d) elecciones generales; y, c) posesión del cargo.

En los procesos antes descritos figuran algunos actores: a) dueños de los partidos (caciques, caudillos); b) candidatos designados unilateralmente por el dueño del partido y que no son militantes; c) empresas electoreras nacidas del poder económico que financian la campaña; y d) campaña electoral desleal, misógina, opulenta, denigratoria y sin propuestas.

Se pregunta “Pancho Pueblo”: ¿en manos de quiénes está la representación popular?, ¿los Asambleístas, Concejales, Representantes, etc. actúan en representación del mandante o lo hacen cumpliendo la orden del dueño del partido, el financista de campaña, o el interés particular?. Esta forma de representación debe cambiar, para que esto suceda les deseamos: …buen viento …y buen mar.

Lenin Paladines Salvador 

 leninbpaladines@hotmail.com

Abrir chat