Se vienen con todo

Estamos aun frente al gran reto de la pandemia, que no ha terminado. Precisamos entonces el ultimo jalón del año, evitando el relajamiento en noviembre y diciembre, meses que por fiestas y feriados se vienen con todo. Ejemplo el puente de 5 días de feriado para iniciar noviembre.

El relajamiento se da porque ya no le tenemos miedo al virus, no nos cuidamos como antes y estamos bajando la guardia ante una falsa sensación de seguridad cuando la epidemia no ha terminado. Médicos y salubristas advierten que el hecho de estar vacunados no nos libera del riesgo de un nuevo contagio o rebrote. Es más, la inmunización por el tiempo transcurrido ha disminuido. Actualmente la capacidad de protección de la vacuna ha bajado del 95% al 45%, lo que alerta un posible contagio con facilidad, si nosotros damos esa facilidad.

Médicos del IESS en Loja manifiestan que siguen los casos, pero los pacientes no llegan tan complejos como antes. Sin embargo consideran que los contagios podrían reactivarse si no seguimos respetando las normas de bioseguridad. Y, evitando asistir a los eventos populares, fiestas, aglomeraciones y más lugares donde se expone la salud de los ciudadanos. Un día vimos con preocupación que los clientes de un banco salían sudando la gota gorda por falta de aire, debido a que ya no se controla el aforo. Esas circunstancias pueden ser motivo de un contagio del virulento patógeno.

 No podemos botar por la borda el gran esfuerzo del Gobierno al tener vacunado al 70% de ecuatorianos, con el relajamiento de fin de año que se viene con todo, incluida la actitud de autoridades “auspiciantes” del contagio con programas públicos y masivos. Frente a ello está nuestra responsabilidad. Responsabilidad para llegar al año 2022 con salud y deseos de vivir “un poquito más”.

Adolfo Coronel Illescas

Abrir chat