¿Quién ganó y quién perdió las elecciones?

Ver el discurso de quien gana una elección y no pisa a su contendor, da esperanza, pero de esa esperanza que ya no la usan para decir que solo unos pueden tener esperanza sino de esa que nos hace soñar en país. Ver el discurso de quien pierde una contienda electoral y no decir “fraude” o “desde el primer día seremos la oposición”, da alegría, pero de esa alegría que ya no es mímica sino de que podemos convertirnos en una democracia madura que supera las derrotas, que no identifica lo electoral como la democracia misma, sino que la ve como parte de ella. Al final tenemos que hacer democracia día a día.

Pero, más allá del discurso que todos esperamos se materialice, que no se contradiga, que sea coherente, y que de una u otra manera es histórico pues supera al menos la polarización mal sana, cabe una pregunta ¿desde este lunes hemos estado a la altura de aquellos representantes y su mensaje?

Si usted festeja la democracia y su candidato ganó y ya dice “socialista de 3 pesos, te ganamos”. El problema no es el modelo económico que hubo antes, es usted que no entiende de respeto. Si usted dice que hay que contribuir al Ecuador del encuentro pero que por favor lo saquen a Manabí del país, el problema no es la política, es usted que piensa en el país como que fuera su casa. Si usted festeja la democracia y su candidato perdió y ya dice “es fraude”, a pesar de que su candidato tuvo el valor de dar gobernabilidad, el problema no es la política es usted que cree tener la verdad absoluta. Si su candidato perdió y ya dice recuperaremos la patria en 4 años, el problema no es la política, es usted que piensa que solo usted puede hacer patria, que hay una sola patria y que solo usted puede habitar en ella.

Pablo Ruiz Aguirre

pabloruizaguirre@gmail.com

Abrir chat