Maiceros en vilo por lluvias

Junio es el mes más esperado por los productores de maíz de los cantones del suroccidente de la provincia de Loja, porque es el inicio del verano y empieza el secado del grano en plazas y aceras para ponerlo a punto para la venta.

Esta vez la situación es diferente. A pesar de que el calendario marca la segunda quincena de junio, sin embargo, el frío, la neblina y la lluvia no han desaparecido, al contrario, están más presentes que nunca y eso preocupa a los agricultores de los cantones Pindal, Celica, Zapotillo y Puyango debido a que las plantas de maíz en este momento no necesitan más agua, pues un exceso de humedad arruinaría la cosecha. 

En efecto, algunos agricultores de Pindal, que empezaron con sus primeras cosechas, ya se encontraron con la desagradable realidad de que algunas mazorcas de maíz se encuentran podridas y de continuar las lluvias podrían echar al traste toda la cosecha y con ello el esfuerzo y sacrificio de los productores.

De la abundante producción de maíz que se preveía para este año, debido al alto rendimiento de las semillas que se comercializaron a nivel de las comunidades y el excelente invierno que soportó el agro, puede llegar a la escasez y al desastre económico para las frágiles economías de los agricultores.

La asistencia gubernamental para cambiar el gris panorama que se vive en el agro es necesario y urgente, poniendo a funcionar los silos de maíz que fueron creados precisamente para contingencias como las que se viven en la actualidad.

Los silos de maíz fueron construidos para apoyar al agro, para almacenar el grano, que sirva como centro de acopio y donde se pueda secar la cosecha húmeda, y por lo tanto deben estar al servicio de los agricultores sin restricciones de ninguna clase.

César Sandoya Valdiviezo

@SandoyaC

Abrir chat