Los lojanos deben caminar hasta 150 metros en busca de agua

El agua es esquiva en los barrios de la parte alta.
El agua es esquiva en los barrios de la parte alta.

A partir del 2 de marzo de 2021, cuando se presentaron los daños en los sistemas de conducción de agua potable, como secuela de las fuertes lluvias caídas en la hoya lojana, la situación ha sido difícil para los habitantes, especialmente los ubicados en las partes altas.

Es el caso de la ciudadela Daniel Álvarez Burneo, ubicada al sur de la urbe, sus habitantes se ven obligados a caminar hasta cuadra y media para proveerse del líquido vital.

Un morador, que pidió la reserva de su nombre, contó que el suplicio por conseguir agua es a diario. Si bien el tanquero de la Prefectura va al lugar dos o tres veces a la semana, pero no ingresa, por ejemplo, a las calles Emilio Zapata, Francisco Santander y José Arcentales. En este sector se ubican 20 familias que suman alrededor de 100 personas.

Agrega que, en este sentido, los habitantes deben caminar con tanques y canecas cerca de una cuadra y media y luego regresar por una vía empinada y con peso de los recipientes.

“Hoy (ayer) se logró divisar el tanquero del Consejo Provincial, lo llamamos. Dijo que regresaría porque ya no tenía agua. Esperamos desde las 14:30, pero no fue. A las 18:00, guardamos los recipientes llenos de tristeza y frustración”, precisa el habitante lojano.

PARA SABER

La ciudad de Loja es alimentada por tres sistemas de agua: Carigán, Curitroje y Pucará (El Carmen)

Abrir chat