Las penas que los jueces imponen por las agresiones de palabra y obra a los policías son mínimas

El último fin de semana en diferentes lugares de la urbe ocurrieron las infracciones.

Los agentes del orden acuden a las emergencias, pero ellos llevan la peor parte.
Los agentes del orden acuden a las emergencias, pero ellos llevan la peor parte.

Las agresiones de palabra y obra en contra de los policías, quienes acuden a las emergencias que se reportan al 911 no se detienen y a los uniformados a más de soportar los insultos de grueso calibre que los infractores les profieren deben tolerar los golpes que a diestra y siniestra lanzan los iracundos ciudadanos que se oponen a la intervención de ellos.

La alerta de un presunto delito de violencia intrafamiliar la tarde del domingo 14 de febrero de 2021 llevó a tres policías: un sargento y dos cabos a acudir a la emergencia en un barrio, ubicado al suroccidente de la localidad, en donde Rodrigo G. G., de 40 años, habría agredido a su esposa, de similar edad, con insultos soeces e inclusive golpes de puño en su cuerpo.

Evidencias irrefutables

La audiencia de calificación de flagrancia y formulación de cargos de Rodrigo G. G. por el presunto delito de agresiones físicas y verbales a los policiales fue la mañana del lunes 15 del mes y año en vigencia en donde Luis Morocho Romero, con grado de sargento, asesor jurídico de la Policía de Loja, presentó las evidencias que probarían la infracción.

El juez de la Unidad Judicial Penal tras analizar las pruebas decidió sentenciar a Rodrigo G. G. a una pena privativa de la libertad de cinco días; a pagar una multa del 25%, de una remuneración básica unificada del trabajador en general; a pagar el pantalón de uno de los policías que rompió; y a pedir disculpas públicas a los tres uniformados que agredió.

Tres días de cárcel

En cambio, la mañana del domingo 14 de febrero de 2021, fue la audiencia de calificación de flagrancia y formulación de cargos en contra de Manuel Z. J., quien el último sábado habría agredido a dos policías: un sargento y un cabo, quienes acudieron al mercado del barrio La Tebaida, por un escándalo en la vía pública, y fueron agredidos de palabra y obra por ese ciudadano.

La jueza de la Unidad Judicial Penal tras analizar las pruebas que Morocho Romero, asesor jurídico de la Policía, exhibió decidió sentenciar a Manuel Z. J. a 3 días de cárcel; a cumplir seis horas de trabajo comunitario; a pagar una multa del 25% de una remuneración básica unificada del trabajador en general; y a pedir disculpas públicas a los uniformados.

De 5 a 10 días

El Art. 394, numeral 2, del capítulo noveno, sobre las contravenciones, del COIP, manifiesta que se procederá a sancionar con una pena privativa de la libertad de 5 a 10 días a la persona que maltratare, insulte o agreda de obra a los agentes encargados de precautelar el orden público en el ejercicio de sus funciones.

CLAVE

A los policías los insultan con palabras que no se pueden publicar.

Abrir chat