Extrabajadores de La Hora, entre el drama, el desempleo y las deudas

No tienen trabajo. A uno de ellos, con cerca de 23 años de labor, solo le pagarán de seis meses.  Justicia reconoce el despido intempestivo.

Han realizado innumerables plantones en la plaza central, frente a la gobernación, incluso han hablado con la titular, Lorena Costa Jaramillo.
Han realizado innumerables plantones en la plaza central, frente a la gobernación, incluso han hablado con la titular, Lorena Costa Jaramillo.

Alipio Torres trabajó por el lapso de 23 años como chofer profesional en el Diario La Hora de Loja. Su ocupación a tiempo completo le impidió desempeñar otra actividad fuera de la empresa, incluso laboró jornadas extras. La remuneración le servía para mantener su hogar, principalmente si era el único que lo sostenía, económicamente.

Una notificación por correo electrónico

Jamás pensó que la compañía lo echaría de manera repentina el 29 de abril de 2020, a través de una notificación que le llegó a su correo electrónico, poniéndolo en serios aprietos financieros porque no ingresaría más dinero para atender las necesidades. Al despido laboral se sumó otro problema: la pandemia del coronavirus que reventó un mes atrás en el Ecuador.

Pero eso no es todo, Alipio Torres, hace poco, enfrentó una enfermedad catastrófica y venía asistiendo regularmente al médico para un control de su mal, beneficio que, al no tener empleo, también lo perdió tras ser extrañado de los registros del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

La esposa, María Calva, profundamente sentida, dice que la situación vulnerable de Alipio Torres y la pandemia han frenado la posibilidad de conseguir un empleo, empujándolo a reclamar sus derechos por medio de la Justicia, en vista que “los directivos de La Hora no dan la cara, ni cancelan la liquidación. Pido a las autoridades locales y nacionales que intercedan para que se les pague la indemnización a todos los 32 exobreros”.

Más testimonios

Como Alipio Torres, 31 trabajadores más del Diario La Hora corrieron la misma suerte, el mismo 29 de abril, a eso de las 11:30. A Cecilia Correa Granda, quien laboró 22 años y 10 meses, también le agradecieron los servicios. Ella cumplió varias funciones: contadora, gerente administrativa y últimamente, por renuncia del titular, fue ascendida a gerente general de la empresa.

Cecilia Correa dice que también acudió a los tribunales de Justicia y, en un fallo de primera instancia, el juez de lo Laboral dictaminó que por los cerca de 23 años de servidora únicamente tiene derecho a una indemnización por el tiempo de seis meses.

Es que, según explica, el operador de Justicia aplicó la figura de “caducidad” por los primeros 17 años que permaneció como trabajadora y por los cinco restantes años como gerente, en criterio del juez, no tiene derecho a nada.

“Son 22 años y 10 meses que serví a la empresa”, enfatiza, al tiempo señala que dio todo de sí a la institución, en sus diversas funciones, principalmente en los cinco años como gerente, a partir de 2014, donde señala que recibió a la empresa no en las mejores condiciones económicas, pero, con el contingente de todo el equipo humano, logró fortalecerla y estabilizarla y afianzar la marca.

Tras señalar que a su regreso de vacaciones, cuando ya no era gerente, se encontró con un “bajón en la empresa en la parte económica. No quiero culpar a nadie…”. Opina que de parte de los directivos no hubo gestiones ni tampoco implementaron mecanismos para que no desapareciera la compañía y “nos deje abandonados a los empleados, sin pensar en todos, sino en los intereses personales…”.

En lo personal, señala que montó un emprendimiento familiar y que, ventajosamente, le ha ido bien. “Estoy feliz y tranquila, no he desamparado el sustento… No desmayemos y sigamos adelante…”, precisa.

Nueve años en la empresa

Juan Carlos González, quien laboró nueve años cumpliendo funciones como fotógrafo, reportero de la Regional de Loja y editor de la Regional de Zamora, expresa que el despido repentino le originó una estrechez económica, habida cuenta que tiene una deuda con una entidad financiera.

“El quedarme sin trabajo fue complicado”, dice el extrabajador, al tiempo revela que se encuentra indignado porque, a decir de los directivos, la empresa cerraba por fuerza mayor de manera definitiva, pero un mes después volvió a circular digitalmente con nuevos profesionales.

Asegura que los directivos no han dado la cara, tampoco han llamado a un diálogo para resolver la situación y que, por tanto, ha tenido que demandar para que se le reconozca sus derechos laborales.

‘Un año súper duro’

María José Carrasco, quien laboró dos años, en condición de recepcionista-facturadora, también tiene problemas económicos, a raíz del despido intempestivo, sobre todo, no puede cancelar las deudas, la pensión de su hija, tampoco está tomando las medicinas que requiere, en vista que se desvinculó del Seguro Social.

Exhorta al presidente electo, Guillermo Lasso, a respetar al trabajador, a no vulnerar sus derechos, especialmente que este despido no se quede en la impunidad y que se cancele para poder “cubrir nuestros gastos y nuestras deudas. Ha sido un año muy duro por la pandemia y sin trabajo”.

‘Este año he trabajado por horas, por semanas’

Próculo Fierro, quien desempeñó las funciones de prensista por el lapso de 21 años y cuatro meses, dice que el panorama para él también se tornó funesto durante este primer año, ya que ha sido imposible conseguir una fuente laboral y que ha tenido que trabajar temporalmente, por horas, por semanas.

Solicita a las nuevas autoridades que tomen en cuenta esta situación laboral para que se resuelva a favor de los extrabajadores despedidos. 

‘Vulneración a los derechos en Loja’

La asambleísta por Loja, Jeannine Cruz Vaca, califica de vulneración a los derechos laborales al despido de los 32 trabajadores de La Hora, “que están todavía en pie de lucha por hacer respetar sus derechos”.

Considera que hay una salida al tema y es hablar con el nuevo ministro del Trabajo, del régimen que empieza a gobernar el 24 de mayo próximo, aunque, según advierte, lo prioritario ahora es acudir a las instancias legales y presentar una demanda laboral, lo cual posibilitará sentar un precedente para que ello no vuelva a repetirse en otra entidad.

Luis Rueda Rueda, de la Coordinadora de Movimientos Sociales de Loja, expresa que el despido masivo de los obreros de La Hora, el 29 de abril de 2020, conmocionó al pueblo lojano y que, en ese sentido, es necesario que se reconozca los derechos, pagando sus salarios.

“Llamamos a las autoridades para que han justicia porque no es correcto que de manera indolente e inhumana se despida a trabajadores, sin que se asuma la responsabilidad como patrono”, puntualiza.

‘El Covid-19 mostró un Estado totalmente débil’

La pandemia del coronavirus nos mostró un Estado totalmente débil, donde los empresarios hicieron con los trabajadores lo que les vino en gana. Han tratado de cubrirse en compañías para evitar responder los despidos intempestivos que causaron de manera inhumana e inconstitucional.

Sin embargo, en lo poco que queda de protección en favor de los trabajadores, se vienen continuando los juicios con la finalidad que en el momento preciso las sentencias salgan favorables, como están saliendo todas, y se pueda ejecutar y cobrar las indemnizaciones que seguramente los jueces van a entregar.

El Ecuador necesita un cambio profundo, en el tema de la legislación laboral, especialmente para evitar que los malos empresarios y malos empleadores se burlen de los trabajadores e incluso del sistema legal ecuatoriano.

Dr. Patricio Valdivieso Espinosa, abogado defensor de un grupo de exobreros de La Hora

VOZ

“Pido a Dios que se haga justicia para todos los extrabajadores de Diario La Hora para que puedan llevar el sustento a sus casas”,

María Calva, esposa del exconductor del rotativo. 

“Mis derechos como trabajadora han sido vulnerados. Exhorto a las autoridades a que se nos indemnice”,

Cecilia Correa Granda, extrabajadora

PARA SABER

Luego del despido, los obreros realizaron diversos plantones, marchas, intervenciones en los medios de comunicación, alertando a la ciudadanía su situación laboral. También acudieron a las autoridades provinciales y nacionales.

Abrir chat