¿En dónde radica la fortaleza?

Es muy probable que en algún momento de nuestras vidas hayamos escuchado aquella frase popularizada por los personajes del universo de ficción creado por George Lucas, me refiero a la película de Star Wars junto a aquella expresión “que la fuerza te acompañe” para desear suerte cuando los personajes se dirigían por caminos inciertos o se disponían a enfrentar alguna hazaña. Prescindiendo por unos instantes de la fantasía, estás palabras que han sido popularizadas por el cine, tienen una profundidad que va más allá de la ilusión y es que  quizá ese poder y energía que le permiten al maestro Yoda manipular y trasladar objetos con su mente, ya en nuestra realidad es aquella fortaleza en ocasiones furtiva e ignota de la que todos somos capaces de poseer para afrontar una serie de dificultades, como aquel ejemplo frecuentado de la madre que levanta un carro para salvar a su hijo al estilo DC Comics cuando Superman hace alguna proeza. De ahí que la fuerza del ser humano que nos permite salir airosos ante cualquier adversidad, radica sin duda en el dominio de nuestra mente, ya que de todo el potencial que tiene nuestro cerebro utilizamos una mínima parte; pero sobre todo radica en nuestro corazón, en las almas nobles que se esfuerzan por vencer las barreras que puedan presentarse en la vida, superarlas y derribar los obstáculos sin mirar atrás ni titubear por un instante. El control mental, con el antídoto perfecto que es el amor, nos da el suficiente valor para cambiar el mundo, rebasar límites, y alcanzar las estrellas del firmamento. Que la fuerza nos acompañe siempre.

Lucía Margarita Figueroa Roble

sumaguarmi@gmail.com

Abrir chat