Carta al Sr. Guillermo Lasso

Sr. Presidente electo:

Para nadie es desconocido que usted, el próximo 24 de mayo, recibirá un país inmerso en una grave crisis económica, social y sanitaria. Asimismo, es evidente el alto grado de polarización del escenario político conforme ya se observó en la elección de autoridades de la Asamblea Nacional, en la que se establecieron rupturas y alianzas, dejando a un lado al PSC (cercano a su reciente campaña electoral) para construir una mayoría legislativa conformada por CREO, PK, ID e independientes, la que solamente el tiempo podrá decirnos si estas coincidencias responden a acuerdos que coadyuven a generar gobernabilidad o, por el contrario, fueron más bien de tipo coyuntural y, por lo mismo, selladas apenas con saliva y que ante el menor movimiento muestren sus fracturas de raíz.

Consecuentemente, y dada la complejidad del momento en que se vive, deben establecerse prioridades, comenzando por emprender en una acelerada campaña de vacunación contra la Covid-19 lo cual permitirá paulatinamente ingresar a esa nueva normalidad de la que se viene hablando hace ya más de un año y que la seguimos esperando en medio de falta de testeos, insuficiente stock de vacunas e indisciplina ciudadana.

Lo que resulta claro es que mientras se posponga la inoculación masiva, también se retarda la posibilidad de frenar las cifras de horror que representan las muertes por exceso, así como se posterga la reactivación económica del país y con ello el deterioro –aún más- de los indicadores de pobreza, trabajo inadecuado y desempleo.

En lo económico y político se debe actuar en función del bien común, dejando a un lado esa tendencia a no querer ver más allá del corto plazo. El Ecuador es una bomba de tiempo… No agitemos el avispero.

Atentamente,

GCC/.

Giovanni Carrión Cevallos

@giovannicarrion

Abrir chat