De vuelta a lo fundamental

José Mujica, expresidente uruguayo, hace algo más de dos meses, motivado por su condición de vulnerabilidad frente a la pandemia, se vio obligado por la fuerza de las circunstancias a renunciar a su calidad de senador y, por lo mismo, a buscar su ‘cuartel de invierno’ para protegerse de ese enemigo invisible, lo cual no implica jubilarse de la política, pues a sus 85 años, no solo que es una de las mentes más frescas y agudas de la región, sino también un importante referente de ética pública, así como de honestidad intelectual al evidenciar coherencia entre sus ideas y acciones públicas o privadas.

Precisamente, Pepe Mujica quien experimentó en carne propia los abusos de la bota militar y sobrevivió a una ‘noche de 12 años’ en mazmorras de horror de la dictadura del cono sur, así como también tuvo el privilegio de ocupar los cargos más representativos de la política uruguaya (presidente de la república, senador, diputado, ministro); transmite al mundo, sin que exista un ápice de odio ni resentimiento social en sus palabras, un mensaje esperanzador que promueve algo básico como es la defensa de la vida, el medioambiente, la libertad y de todas aquellas cosas sencillas y a la vez importantes que nos coloca siempre de vuelta a lo esencial, a lo fundamental.

En esto último, por ejemplo, hay una crítica directa al consumismo que, para Mujica, representa una etapa de la acumulación capitalista y lo que lleva a la gente a trocar tiempo de vida por un interminable y obsesivo consumo de bienes innecesarios.

Giovanni Carrión Cevallos

@giovannicarrion

Abrir chat