Un año con severos cuestionamientos

El 14 de mayo de 2023, en un acto apoteósico, Franco Quezada, que antes ya fue edil, asumió la alcaldía de Loja, con beneplácito de un respetable grupo de lojanos que le llevaron a esta posición con su voto en las urnas. En su discurso prometió ser el mejor alcalde que Loja recuerde en su historia.

Ha transcurrido un año y no aparece el “mejor alcalde de Loja”, por el contrario, de todas partes se escuchan voces que, con bastante razón, dicen que Franco Quezada, en su primer año de administración ha sido una verdadera decepción porque, simplemente, la ciudad, en todas las áreas que podría haber generado progreso, simplemente se ha estancado y los cuestionamientos aparecen por todas partes: calles destruidas, recapeos hechos sin ninguna técnica, servicio de recolectores con vehículos obsoletos, problemas con la dotación de agua potable, parques sin mantenimiento, etc.

Y, aparte de que ha hecho poco o casi nada, el señor alcalde ha cuestionado de manera permanente a los medios de comunicación, con calificativos ofensivos como prensa vacunadora, insinuando que las informaciones vienen acompañadas de algún rédito económico y desestimando el verdadero papel que cumplen los periodistas. Debe recordar el burgomaestre que la prensa es el espejo en donde las autoridades miran su realidad.

Al iniciar el segundo año de su administración, el panorama es sombrío pues, nueve de los once ediles, conscientes de que la inoperancia tan bien les afecta ante sus mandantes, han decidido darle un ultimátum: o cambia de actitud o cambia de vereda. “La ciudadanía no merece esto. Loja merece transparencia y, sobre todo, hechos. Su administración debe actuar con la diligencia que la situación demanda y no con más populismo”, le dicen sus ediles, en una carta abierta dirigida al burgomaestre, este 21 de mayo. El mensaje es claro: si no tiene la capacidad para desarrollar un buen trabajo, simplemente que dé un paso al costado.

En el Consejo Provincial, el señor Prefecto, debe poner sus “barbas en remojo”, porque de su accionar no se dice nada positivo. Basta con observar el sistema vial destruido desde el invierno de 2021.

Darío Granda Astudillo

dargranda@gmail.com