Propietaria teme perder bien inmueble, pese a haber cancelado deuda

La dueña, quien fue garante, vive en zozobra, ante un posible desalojo. El oferente calificado no quiere escucharla. Acreedor reconoce que deuda fue saldada.   

María Rosaura Castillo Camacho, madre de siete hijos, dice que al momento reside en la casa que se encuentra embargada.
María Rosaura Castillo Camacho, madre de siete hijos, dice que al momento reside en la casa que se encuentra embargada.

María Rosaura Castillo Camacho, oriunda de la ciudad de Zamora, perteneciente a Zamora Chinchipe, denuncia que está a punto de perder su único bien patrimonial, sobre el cual pesan una orden de embargo y remate, pese a que, según afirma, canceló en su totalidad la deuda a su acreedor, quien reconoció públicamente aquello.

Garantizó a un amigo

María Rosaura cuenta que un amigo suyo le solicitó le garantizara y que aceptó aquello, procediendo a dar su firma. Todo iba bien porque el deudor venía cancelando religiosamente al acreedor hasta que sobrevino la crisis en el país y no le fue posible seguirle depositando.

Esta situación hizo que el acreedor la demandara, en su condición de garante, y a su garantizado, por un monto de 30 mil dólares y que incluso procedió a embargar su casa de cuatro pisos, ubicada en el centro de la ciudad de Zamora, frente el colegio Luis Felipe Borja.  

María Rosaura Castillo, madre de siete hijos, cuenta que el demandado y ella contrataron un abogado para defenderse del acreedor y que este logró que el juez aceptara ir cancelando la deuda por partes (100 dólares) y que así fue hasta que se les agotó el dinero y dejaron de hacerlo.

Un préstamo hipotecario quedó trunco 

Frente a ello, dice que su idea fue solicitar un préstamo hipotecario, comprometiendo su inmueble de cuatro pisos, pero el acreedor hace tiempo que lo había embargado, quedando su aspiración en nada y, por tanto, no pudo cancelar la deuda.

La dueña del inmueble afirma que, sumado todo, entre capital e interés, que deudor y garante le fueron cancelando al acreedor, son cerca de 34 mil dólares que le han cubierto, esto es un valor que supera el préstamo. Dice que, finalmente, pidió un crédito y logró pagar todo.

Pero eso no quedó allí. María Rosaura Castillo dice que tal fue sorpresa cuando se enteró que su bien inmueble seguía embargado y en vía de remate, incluso hubo dos oferentes. Un juez calificó como preferente la postura presentada por la señorita Andrea E., quien ofreció 97.200,55 dólares, pagaderos en tres cuotas semestrales.

Habló con Andrea

María Castillo dice que personalmente fue a hablar con Andrea para solicitarle que revea su decisión de rematar el bien y que ella le reconocería los gastos realizados, ofreciéndole que hablaría con su abogado para ver la forma de solucionar, pero luego ya no quiso recibirla. Acudió con una apelación ante la Justicia, pero le fue inadmitida.

Señala que hace dos meses los jueces dijeron que resolverían aquello, mientras tanto reconoce estar en zozobra porque es posible que lleguen a desalojarla para entregarle el bien a quien lo remató: Andrea, mientras ella y su familia se irán a la calle porque no tienen otro patrimonio.

  • PARA SABER

El bien inmueble, de cuatro pisos, está ubicado en la calle Mayaycu y Alonso de Mercadillo, en pleno centro de la ciudad de Zamora.  Está valorado en más de 200 mil dólares.