Otro fracaso de la selección

Decir que estuvimos cerca, no quiere decir que lo logramos, y si no conseguimos el objetivo, simplemente, quiere decir que fracasamos. Hablo en primera persona del plural, porque, desde hace rato, se dice que todos somos la selección, por eso duele la eliminación en el pre olímpico jugado en Venezuela y que nos marginó de la posibilidad de que el fútbol ecuatoriano esté presente en las Olimpiadas Paris 2024.

Las palabras de consuelo vienen de todas partes: que ha sido una selección fuerte, con jugadores desequilibrantes y con muy buenos argumentos, que el fútbol ecuatoriano ha crecido en la sub 23, que han aprendido mucho y que ahora vienen más sólidos ¿para qué?, si cuando todos estos lindos calificativos debieron haberlos esgrimido en el campo de juego, logrando los puntos necesarios, frente a Venezuela que era ganable pero que, lamentablemente, el entrenador se cargó el partido saliendo con un ´planteamiento equivocado, cuando todos esperábamos que juegue con el once que terminó goleando 3 a 0 a Colombia. Cuando ya perdíamos hizo los cambios que solo le sirvieron para el empate. Frente a Brasil, que no es ninguna maravilla, Ecuador se adelantó en el marcador con justicia porque jugaba mejor. Lamentablemente, los chicos, sicológicamente, no estaban listos para ganar a un equipo que con solo su nombre amilana a sus rivales. Al final, la tri perdió y las esperanzas de clasificación pusimos en manos de nuestro verdugo Brasil, para que “nos dé ganando o empatando a Venezuela”. Los llaneros con méritos de sobra, ante un “mentiroso Brasil”, se impusieron con goleada. Conclusión: Ecuador a casa y fuera de los Juegos Olímpicos. Realmente una pena.

Lo curioso resulta que, mientras los países participantes en el evento convocaron a sus mejores elementos que, incluso, ya juegan en el exterior, Ecuador no convocó a Kendry Páez, su mejor jugador, “que él ya es de la selección de mayores y demasiado para este tipo de torneos”, justificó el entrenador Bravo; injustificable que varios equipos no cedieron a sus jugadores porque la FIFA no obliga; y, en dónde está el sentido nacionalista. Ojalá para la Copa América, que está próxima, no vayan a salir con otro domingo siete.

Darío Granda Astudillo

dargranda@gmail.com