No hemos aprendido nada…

Primero como lojano y luego como ecuatoriano, me indigna la situación que estamos viviendo en nuestro país. Vacunados VIP, campaña sucia, una moral pisoteada, los fines sobre los medios, sed enfermiza de poder y los intereses económicos sobre la salud del pueblo.

Estamos a un año ya de una de las peores pandemias de la historia reciente; con llanto, sufrimiento, desilusión y dolor acompañamos a nuestros muertos a su última morada. Sin embargo, me siento defraudado, porque como ciudadanos no estamos dando la talla, ni con el respeto al otro, ni con el cuidado propio, menos aún con el apoyo al que necesita. Todavía más profunda es la decepción cuando miramos a nuestras autoridades de turno y les demandamos soluciones, nos encontramos con respuestas como el saber que nunca tuvimos un plan de vacunación, o a nivel local reacciones tardías y sin claro conocimiento técnico.

El escenario se muestra tétrico y complejo, cuando a días de la elección del nuevo líder no se vislumbra claras decisiones de cambio, sino más bien un terrible atraco moral a través del ataque mediático entre bandos y la búsqueda de la deslegitimación del rival, tal como en a la época de la caverna, atacar a morir sin interesar las consecuencias. 

No hemos aprendido nada, es lo más triste. Acaso no comprendemos que el mundo en el que vivimos demanda la unidad de quienes nos hacemos llamar la especie inteligente, acaso no aprendemos del padecimiento y el desconsuelo en el que estamos embarcados. De una vez por todas “reflexiona y cambia” de actitud, esta sociedad enferma requiere de tu apoyo, no hay tiempo y si queremos una mejora seamos distintos, para así desde donde estás realmente aportes a la sanación.

Leonardo Izquierdo Montoya

leonaro.izquierdo.m@gmail.com

Abrir chat