Mujeres en las horas

Mucho se ha hablado del trabajo por horas. Si bien es cierto, el principio de la inestabilidad laboral afectaría a muchos beneficios de los trabajadores y de sus familias, es importante preguntarnos ¿qué pasará con las jornadas de las mujeres trabajadoras?

Para muchas mujeres no solo ha sido complejo el tema de estudiar carreras de tercer y cuarto nivel, sino el conseguir empleos acordes a sus capacidades con remuneraciones justas.

Los techos de cristal son una realidad que se da todos los días, según la Encuesta Nacional Empleo, Desempleo y Subempleo (ENEMDU) las mujeres ganamos 68 dólares menos que los hombres. El empleo formal y adecuado en las mujeres solo representa el 29.1%. El mayor reto de las mismas es mantener el equilibrio entre su vida profesional y personal, centrándose en el tema de cuidado del hogar y horas trabajadas fuera del empleo, esto a causa de la falta de garantías estatales para el cuidado de menores y adultos mayores que se encuentran a cargo de ellas.

Es por ello que el trabajo por horas, reducirá aún más las posibilidades de las mujeres de ser económicamente activas, sin garantía alguna como los permisos de maternidad, lactancia, calamidades domésticas, horas extras, etc.

Actualmente, el 38,5% de hogares en el país tiene a una mujer en el papel de representante de hogar, teniendo la responsabilidad de proveer para su familia, crear un camino profesional y cuidar íntegramente de los suyos. Es por ello que es importante analizar si trabajando por horas, en diversos empleos, con condiciones diversas garantizará la vida digna de ella y de los suyos.

Verónica Capelo N.

verogcapeln@gmail.com.