Matilde, un ejemplo para todos

La trayectoria y el ejemplo de vida de Matilde Hidalgo Navarro, es un legado que debemos atesorar todos, sin distinciones de ninguna naturaleza. Ya en lo intelectual, cultural, democrático y profesional. Ninguno de estos sectores podría solicitar o demandar la exclusividad: los bernardinos por su ingreso a la educación secundaria; los universitarios del Azuay por su tercer nivel en enfermería; o los de la Universidad Central por su doctorado en medicina; y, quizá menos los colectivos de mujeres por su voto en las urnas.

Los 100 años de Matilde Hidalgo Navarro, deben ser monumentalmente aplaudidos y festejados por todos los ecuatorianos, cada una de sus gestas gloriosas las logró en función de su gran talante de mujer luchadora, mujer intelectual o, como dice Jenny Estrada en su obra: “UNA MUJER TOTAL”; y lo complementa Elena Garro cuando dice: […] “Delante de los pasos de un hombre siempre van los pasos de una mujer” […] Ella cambió los estereotipos, ella cambió el mundo y la democracia.

Francia, acaba de celebrar por todo lo alto el pasado 21 de abril, 80 años del voto femenino. Una fiesta de los franceses, del gobierno francés. El presidente de Francia Emmanuel Macron escribió: […] “La República somos todas y todos. Con el derecho de voto, cada ciudadana y ciudadano puede hacer oír su voz y contribuir a modelar el futuro del país. Celebremos este tesoro, ¡votemos!” […] Con lo cual se demuestra que este legado es del pueblo y ¡NO! de un sector en particular. Al contrario, para cada gobierno de turno debe ser una obligación y un privilegio, celebrar este hecho histórico y ejemplo de democracia.

Nuestro país, sumido en la narco política, la narco justicia y hasta la narco democracia; este hecho trascendental, pionero en América y aplaudido en muchos países del mundo, no consta ni en el calendario de fechas cívicas, El Gobierno no ha promovido -como debe ser- una gran cruzada de celebración democrática, empezando en Loja y terminando en Carchi. En la ciudad, algunos colectivos se disputan la organización, la figuración y discurso de día culmen, con la cual pasará en el olvido una fiesta democrática única en América; para que esto cambie les deseamos: …buen viento …y buena mar.

Lenin Paladines Salvador                                   

leninbpaladines@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *