La parroquia Nueva Fátima, en Sozoranga, ya no cree en la oferta del prefecto Mancino

La entidad provincial señala que no puede intervenir en la carretera porque un lío judicial le prohíbe. Dirigente y alcalde se reunirán con la autoridad para exigir una salida.

La vía es de vital importancia para la parroquia, sin embargo, su estado es deprimente.
La vía es de vital importancia para la parroquia, sin embargo, su estado es deprimente.

A un lado de la vía, casi perdido entre la maleza, se encuentra un descolorido letrero, ubicado por la Prefectura de Loja, donde, bajo el lema ‘Camino al progreso’, se promociona el asfaltado de los 12 kilómetros de la vía Sozoranga-Nueva Fátima, en la provincia de Loja.  Pese al tiempo transcurrido, los habitantes aún no ven la obra y peor aún mantenimiento del Gobierno Provincial porque, en su criterio, un lío judicial se lo prohíbe. 

Un antecedente

El proyecto inició en 2020 y debió ser concluido y entregado con emulsión asfáltica en marzo de 2024, pero al momento el avance es de apenas un 13%, ya que los trabajos fueron abandonados por la constructora Sur Oriente hace aproximadamente tres años. El costo de la obra asciende a 4’500 mil dólares.

El presidente del Gobierno Parroquial, Édison Andrés Lapo Gómez, recuerda que hace 20 días el prefecto, Mario Mancino, visitó Nueva Fátima y constató el estado deprimente de la carretera y ofreció atender, sin embargo, la semana anterior, fue llamado por Vialsur, de la Prefectura.

Acota que en Vialsur le informaron que no se puede dar mantenimiento a la vía mientras no concluya el proceso legal que mantiene la entidad con la compañía Sur Oriente que debe devolver la garantía de un millón 800 mil dólares, tras la terminación unilateral del contrato.

Material obstaculiza la vía

El dirigente indica que este anuncio dejó hondamente preocupada a la parroquia porque de manera permanente se ha venido solicitando a la Prefectura la intervención con el equipo caminero completo porque al momento el acceso a Nueva Fátima está complicado por la gran cantidad de material que obstaculiza el libre tránsito.

Dice que la Prefectura ha ofrecido dar un “leve mantenimiento”, pero que aquello no convence a los habitantes porque la situación está complicada. Lo que más le preocupa al presidente, Édison Lapo, es que la pelea judicial tarde algunos años, mientras la carretera continuará en mal estado.

Ahora mismo, cuenta, la situación es caótica en la parroquia y la gente ya no cree en el titular. Mario Mancino ni en el Gobierno Parroquial porque cree no está haciendo las gestiones ante el Gobierno Provincial, cuyo titular, según señala. cumplió un año frente a la administración, sin que la realidad cambie en la carretera de 12 kilómetros.

Una reunión con la autoridad

Édison Lapo informa que, ante ello, juntamente con el alcalde de Sozoranga, Orli Renán Flores, se solicitará una reunión con la autoridad provincial, Mario Mancino, para que dé una respuesta y una salida a la emergencia.   

PARA SABER

Los trabajos en la vía se encuentran paralizados cerca de tres años, luego que la constructora abandonó la obra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *