La importancia de la comunicación asertiva

En el vasto lienzo de la vida, nuestras palabras son los pinceles que delinean nuestras experiencias y relaciones. Sin embargo, con demasiada frecuencia, nos encontramos enredados en la tela de malentendidos y conflictos debido a nuestra falta de habilidad para comunicarnos de manera efectiva y asertiva.

Hablar en el momento adecuado no se trata simplemente de ser chismoso o astuto; es una habilidad arraigada en la sabiduría y la sensibilidad hacia las necesidades y emociones de los demás. Es comprender qué;” el tiempo no siempre cura todas las heridas “; como dice una canción, sino que a veces, profundiza las grietas de la incomunicación.

La comunicación asertiva no es un lujo reservado para el ámbito profesional; es una herramienta vital para nuestra existencia diaria. Es fácil caer en la trampa de posponer conversaciones incómodas, esperando que el tiempo las resuelva por sí solo. Pero, como aprendemos con el paso de los años, el tiempo no es siempre el sanador que esperamos que sea. Las palabras no dichas pueden convertirse en pesadas cargas emocionales que arrastramos durante años, distorsionando nuestras percepciones y relaciones.

 Podría decir que la sabiduría radica en la capacidad de discernir cuándo y cómo comunicarnos de manera asertiva. He aprendido que las palabras pueden ser tanto una herramienta de conexión como de conflicto, y que la razón radica en saber cómo utilizarlas con sensibilidad y empatía, comprendí que hablar en el momento adecuado no era simplemente cuestión de astucia, sino de comprensión profunda y sensibilidad hacia los demás.

Silvia Paola Duque Yaguache