La gobernabilidad por intereses

La repartición en la Asamblea está dada, con una configuración impensada para muchos por el acontecimiento político histórico, pero para otros atribuido en lo práctico por el hecho de tener un organismo allanado que permita y evacue con prioridad las propuestas del Presidente electo. En este contexto RC se adjudicó 6 comisiones, la gran mayoría enfocadas a la permisibilidad del cumplimiento de sus intereses que en ningún momento han sido soterrados, por el contrario con el control en la Comisión de Justicia y Estructura del Estado, De Fiscalización y Control Político, De Garantías Constitucionales, De GAD entre las más representativas les sobra y les basta para tratar temas como la evacuación de juicios políticos dentro de los cuales se encuentra el del Ex Presidente Rafael Correa, con una suerte de liberarlo para que cumpla con los derechos constitucionales de poder participar en los comicios del 2025, a esto se suma el juicio político a la Fiscal de la Nación que se ha convertido en una piedra en el zapato para RC con la puesta en escena de innumerables casos con indicios de corrupción, y finalmente poner en la agenda la posibilidad de ciertos indultos muy bienvenidos para ellos.

Por otra parte, se encuentra PSC que después de 25 años obtiene una Presidencia en la Asamblea, con un Kronfle que avizora proyectarse hacia instancias mayores y más allá de las 4 comisiones otorgadas, este partido revive y con las intenciones de su líder de seguir siendo parte en las decisiones trascendentales de los gobiernos de turno, en instancias importantes y de representación.

Podría decirse que PSC es el ganador absoluto de esta primera ronda, donde el tiempo y recursos son la limitante pero que no causa mella alguna en sus intereses.

La tercera bancada y no la menos importante es ADN con sus 5 comisiones, siendo las más importantes para los fines del Presidente, la De Régimen Económico y Tributario, la De Desarrollo Económico y Productivo y la De Soberanía Alimentaria, donde recaerán las propuesta de ley en lo tributario y energético y otras de suma urgencia relacionadas con el orden económico muy venido a menos donde se evidencia la necesidad de una intervención quirúrgica con pinzas por parte del ejecutivo y su equipo para atender la falta de liquidez y con muchas demandas en el gasto corriente y de inversión para finalizar el 2023 y presupuesto del 2024.

Al cierre de esta primera edición existe un gran perdedor como es Construye, eclipsado al no tener ninguna comisión que presidir.  Al fin solo el tiempo dirá si lo acordado es por una verdadera gobernabilidad o simplemente aquella por intereses que es común observarla y vivirla en nuestro contexto político y que puede ir más allá de los extramuros de la Asamblea, lacerando y dejando en mal predicamento aquellos discursos por parte de sus representantes en provincias y cantones donde sus frases citaban la puesta en escena de la nueva política alejada de quienes le han hecho daño al país y a su sociedad.

Paúl Cueva Luzuriaga