La consulta popular

Tal parece que todas las consultas no han servido de mucho en la sufrida vida de los ecuatorianos. A más del elevado gasto que representan para un país en crisis, siempre traen camuflados los intereses de la clase a la que representa el gobierno de turno.

Esta consulta, que será pagada por todos los ecuatorianos, está edificada sobre el sinsabor de que no hay resultados de nada de lo que el gobierno nos prometió en campaña como la lucha contra la delincuencia o la creación de plazas de trabajo. Lo único que es real es el encarecimiento de la vida y una guerra en contra la delincuencia que no da resultados por ningún lado, a pesar de que todos la estamos pagando con nuestro sacrificio y con nuestros muertos.

Todo se da lamentablemente a conveniencia de los intereses de las élites que están a buen recaudo, que no pagan impuestos, que no son juzgados por fechorías que cometen porque la justicia está hecha a su medida y quienes la administran, están puestos por ellos mismos.

Tenemos ejemplos de sobra:

–        En la calamitosa situación que quedamos todos los ecuatorianos por la pandemia, la banca corrupta amasó más fortuna que nunca.

–        De las toneladas de droga que descubren, únicamente apresan a los cuidadores, no se sanciona a las empresas en las que se transporta la droga y los capos nunca caen.

–        La justicia es selectiva. Mientras a unos les terminan la vida a través del lawfare, a otros, que amasan fortunas mal habidas en paraísos fiscales, los tienen como referentes sociales. Y así la lista es interminable.

Se nos viene una consulta millonaria que ya sea que gane o no, tenemos la absoluta certeza de que nada, absolutamente nada va a cambiar. Yo apuesto por un NO ROTUNDO al engaño.

Hever Sánchez M.

@Hever_Sanchez_M