Incursiones cubanas a nuestra Embajada

El  13 de febrero de 1981, cuando el dictador Fidel Castro gobernaba la Isla de Cuba, y estaba de canciller en nuestro país Alfonso Barrera Valverde, Ecuador tenía su Embajada en  Cuba y en aquel entonces Rómulo Delgado, su esposa y sus hijos menores de edad y otros familiares  de origen cubano,  disidentes de  la  dictadura castrista, ingresaron a  nuestra sede diplomática con el fin de pedir asilo político, en esta parte vale mencionar  y aclarar  que  Delgado y  sus familiares no tenían procesos judiciales, ni sentencias ejecutoriadas en procesos penales, y además no eran prófugos de la Justicia, sino exclusivamente perseguidos políticos  del gobierno castrista de aquel entonces y pretendían  pedir asilo y protección contra el régimen comunista.

Pasaron siete días de conversaciones diplomáticas entre personal  de nuestra  Embajada y la cancillería cubana, lo cual  concluyó con  la concesión del asilo  a la familia  Delgado, que  se encontraba en el interior de nuestra Embajada. Sorpresivamente tropas de Cuba, fuertemente armadas, cortaron los servicios básicos de nuestra Embajada, para luego asaltar la sede diplomática de Ecuador en Cuba  y proceder a aprehender a todos los  asilados y llevárselos  con rumbo desconocido.

Ese fue un verdadero acto de barbarie y una violación flagrante a  todos los convenios  y acuerdos internacionales, sobre todo al convenio de Viena publicado en el registro oficial  Nro. 376 del  18 de noviembre de 1964, empero,  la comunidad internacional y los países miembros   suscriptores del acuerdo de inviolabilidad de  la soberanía de los países miembros, guardaron prudente silencio cómplice.

En síntesis, no podemos hablar que la irrupción de  Ecuador a  la Embajada de México es algo  que nunca se ha visto, o nunca ha pasado  y que es la primera vez que Ecuador rompe las reglas internacionales con  México, no es así, ya hemos demostrado  lo que ocurrió con nuestra Embajada en Cuba.

Luis Muñoz Muñoz