En casa de herrero cuchillo de palo

“En casa de herrero, cuchillo de palo” es un refrán que nos recuerda que debemos aplicar nuestras habilidades y conocimientos en nuestra vida cotidiana, no solo en el ámbito profesional.Es irónico que, en la casa del herrero (donde deberían abundar los utensilios de hierro bien labrados), a menudo encontremos un cuchillo de palo, lo que nos invita a reflexionar sobre la importancia de valorarnos y valorar lo nuestro y de hacer lo mejor que podemos desde casa.

A menudo, somos competentes en nuestra profesión o campo de especialización, pero descuidamos asuntos personales o familiares. Es como si un cocinero nunca preparara una comida para su propia familia, o un mecánico enviara su propio vehículo a otro taller para ser reparado o incluso un fotógrafo contratara a otros fotógrafos para cubrir sus propias celebraciones.

La sociedad tiende a ayudar a los demás, pero a veces se olvida prestar atención a los que están más cerca de nosotros. Valorar lo nuestro y a nuestros seres queridos es fundamental. Así como el herrero debería tener el mejor cuchillo en su propia casa, nosotros también debemos cuidar y valorar lo que tenemos a nuestro alrededor. Grandes profesionales, grandes artistas; pero muchas veces prima más lo que viene de fuera, aunque la calidad de lo nuestro sea muy superior.

Valoremos lo nuestro, empecemos por casa, por nuestra ciudad, por nuestro país, hagamos lo mejor que podamos hacer para los nuestros.

Santiago Ochoa Moreno

wsochoa@utpl.edu.ec