El parapente, un deporte que gana cada vez más adeptos en la ciudad de Loja

Experto opina que esta actividad es más segura que realizar ciclismo, motocross. Recomienda obrar con prudencia. En la provincia hay varios sitios para practicar.

En la ciudad de Loja, el sector Villonaco es preferido por los amantes a volar.
En la ciudad de Loja, el sector Villonaco es preferido por los amantes a volar.

“Estadísticamente, es más seguro volar en parapente que realizar ciclismo, practicar down hill, motocross, fútbol”, manifiesta el piloto e instructor, Fabricio Centurión Zambrano, quien lleva 13 años inmerso en esta clase de deporte, cuyo escenario es la altura.

En la ciudad y provincia de Loja, el parapente va ganando cada vez más espacio. Su punto de partida fue hace aproximadamente 15 años cuando un efectivo del Ejército promocionó un curso para enseñar a volar, habiéndose inscrito unas ocho personas. 

13 años en esta actividad deportiva

Nacido en Guayaquil y luego de llegar a Loja, Fabricio Centurión ingresó al curso para piloto autónomo de parapente y desde allí, hace 13 años, este deporte viene siendo su pasión, al considerarla una actividad segura, aunque aclara debe obrar aquí la prudencia.

El experto y su esposa, Maritza León, quien también practica el parapente, dirigen ahora el emprendimiento Vuela en parapente Loja. La modalidad es invitar a quienes deseen tener una experiencia en los cielos lojanos a hacerlo, así como a ser parte de los cursos que dictan de manera permanente. Los hijos de este matrimonio también están inmersos en esta actividad.

Se puede volar en parapente, según manifiesta el experto, a partir de los 15 años de edad porque es posible controlar la vela, cuyo peso va desde los 45 kilos. Cuenta que al momento la ciudadanía se interesa por volar y que diariamente está contactándose con Vuela en parapente Loja para solicitar mayor información. También lo hace a través de las redes sociales como Facebook, entre otras.

Responsables y metódicos

Al momento, Fabricio y Maritza tienen cuatro alumnos que se preparan para surcar el cielo, a quienes “les enseñamos a volar de manera responsable y metódica “, dice. El curso dura dos meses, pero el proceso de acompañamiento se extiende aproximadamente un año y dos meses, tiempo requerido para que el piloto vuele completamente autónomo y con seguridad.

Fabricio Centurión manifiesta que prácticamente un curso para ser piloto de parapente dura un año y dos meses, que incluye la enseñanza relacionada con este deporte: despegue, aterrizaje, control de la vela, condiciones del tiempo, entre otros.

“No se vuela cuando uno quiere, sino cuando las condiciones climáticas lo permiten”, precisa el instructor e informa que para hacer parapente seguro se requiere que el viento esté entre 10 y 20 kilómetros por hora y excepcionalmente 25.

Lugares para volar

En la provincia de Loja hay sitios estratégicos para volar: el Villonaco, Amaluza, Catamayo, Macará, Pindal, Changaimina, Chuquiribamba. Alrededor de seis mil dólares cuesta el equipo completo: silla, paracaídas de emergencia y la vela, a ellos se añaden casco, radio, guantes, zapatos de caña alta, variómetro.

PARA SABER

Fabricio Centurión y Maritza León tienen dos hijos, quienes ya han volado en condición de pasajeros.

CLAVE

Para contactos está el número 0993399891, de Maritza León o al correo ladymaritz@hotmail.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *