El Instituto Superior Tecnológico Daniel Álvarez Burneo estrena la carrera Tricología y Cosmiatría

Los estudios duran dos años y el título a obtener es tecnólogo superior. El campo ocupacional es amplio.

Andrea Caviedes Muñoz, coordinadora de la carrera de Tricología y Cosmiatría del Istdab, dice que esta carrera es la puerta para hacer de Loja grande y próspera.
Andrea Caviedes Muñoz, coordinadora de la carrera de Tricología y Cosmiatría del Istdab, dice que esta carrera es la puerta para hacer de Loja grande y próspera.

El Instituto Superior Tecnológico Daniel Álvarez Burneo (Istdab), de la ciudad de Loja, estrena su nueva carrera:  Tricología y Cosmiatría. El título a obtener es tecnólogo superior y el tiempo de estudios es de dos años.

Nuevos espacios de trabajo

La coordinadora, Andrea Caviedes Muñoz, manifiesta ser la única entidad de educación superior de tercer nivel de la región sur del país que ofrece este título académico y que abre nuevas oportunidades en el ámbito laboral.

Agrega que la carrera, aparte de ser innovadora, es de servicio al público en general y, al ser corto el período de estudios, puede originar ingresos económicos de manera rápida.

La nueva profesión, que a partir del presente año lectivo inauguró el Istdab, requiere tener un conocimiento a profundidad del cuerpo humano y todas sus estructuras, lo cual permite establecer un equilibrio multifuncional de pies a cabeza, tanto, integral, física y visualmente.

Poner en marcha la carrera de Tricología y Cosmiatría, a decir de Andrea Caviedes Muñoz, fue un gran reto para el Instituto Superior Tecnológico Daniel Álvarez Burneo y por ello imprimieron todo un esfuerzo, para que “la formación académica de las personas que decidieron ser parte de nuestra comunidad sea del más alto nivel”.

Teoría y práctica

La malla curricular comprende cuatro semestres, en un total de dos años. Se alterna la teoría con la práctica. Tras obtener la tecnología superior en Tricología y Cosmiatría, los nuevos profesionales pueden laborar de manera personal, montando su propio consultorio, un centro de atención externa a los pacientes, pueden también ser parte de equipos multidisciplinarios, de clínicas estéticas, espacios de atención integral, entre otros campos de ocupación.

Es decir, “el área donde los profesionales se pueden desenvolver es muy amplia, haciendo énfasis en que ellos por su propia cuenta pueden empezar a trabajar y crear también fuentes de empleo”, manifiesta la académica, Andrea Caviedes

A la vanguardia

Al tiempo opina que hacía falta que la cosmiatría y la estética sean elevadas al nivel profesional, que es lo que ofrece al momento el Istdab, un espacio “muy importante, básico e indispensable, para ponernos a la vanguardia y entregar lo que las personas necesitan”.

VOZ

“La estética es una profesión de servicio, de entrega y ello requiere que el profesionalismo de quienes lo empleamos sea muy elevado”,

Andrea Caviedes Muñoz, coordinadora de la carrera de Tricología y Cosmiatría del Istdab