El caso instalación de antena en el barrio lojano El Capulí se reactiva, luego de cinco años

Los habitantes advierten que se encuentran férreamente unidos. Esperan una sentencia definitiva. Dicen que sus derechos han sido vulnerados.

Los moradores y los abogados defensores están convencidos de que la Justicia lojana, vía sentencia, les dará la razón.
Los moradores y los abogados defensores están convencidos de que la Justicia lojana, vía sentencia, les dará la razón.

Los moradores del barrio El Capulí, ubicado al sur de la ciudad de Loja, en la vía que conduce a Malacatos, están en alerta máxima. Es que se reactiva el tema instalación de una antena, que se ventiló hace cinco años y que ahora, tras una audiencia en la Corte de Justicia, esperan un fallo definitivo. Siguen dispuestos a seguir luchando para hacer prevalecer sus derechos constitucionales.

Un antecedente

Adriana Acosta Quezada, moradora afectada, recuerda que la problemática se originó hace cinco años cuando la empresa SBA Torres Ecuador SBAEC S.A. solicitó la instalación de una radio base celular (antena) en el lugar, donde residen al momento unas 300 familias. Hay también un colegio, una escuela, una guardería, una iglesia, y una junta de agua.

La también afectada, Catalina Jaramillo Idrobo, comenta que la lucha librada contra la compañía, proveedora de señal de Claro y Movistar, hizo que se respetaran los derechos de los habitantes. Durante las 24 horas y por el lapso de nueve meses estuvieron bajo una carpa haciendo vigilia, evitando la instalación.  

En 2017, el Gobierno Provincial aprobó una autorización ambiental a favor de la empresa, sin que previamente se haya consultado a los ciudadanos del lugar y, además, la interesada brindó información errónea a la Prefectura. Lo propio ocurrió con el Municipio que, en 2018, dio luz verde para el uso del suelo y la colocación de la antena; asimismo, se ignoró a los moradores. 

El Capulí logra una reforma a ordenanza

En 2020, los habitantes lograron que el Cabildo aprobara la reforma número 19-2020 a la ordenanza de instalación de antenas en Loja, reconociendo el derecho a la consulta ambiental como requisito y derecho de los ciudadanos afectados por la colocación de antenas en áreas residenciales.

Los perjudicados acudieron a la Defensoría del Pueblo, entidad que presentó una acción de protección. La Corte Provincial inadmitió la demanda en primera y segunda instancias. Andrés Eduardo Guerrero Apolo, abogado defensor de los afectados, manifiesta que no se dieron por vencidos, entonces, la Defensoría planteó una acción extraordinaria ante la Corte Constitucional (CC), organismo que, luego de cinco años, con fecha 24 de enero de 2024, aceptando parcialmente, encontró  que la sentencia de segunda instancia dictada por la Sala Penal de la Corte Provincial de Justicia de Loja vulneró la garantía de motivación, esto es no ha resuelto todos los requerimientos de los afectados.

Acota que la CC dispuso que otros jueces de la misma Sala de lo Penal de la Corte de Justicia de Loja resuelvan el caso. El jurisconsulto manifiesta que ya la misma CC, en otros casos similares a los de sus patrocinados de El Capulí, ha determinado que la falta de consulta ambiental deriva en la inejecutabilidad de la decisión y también que la acción de protección, “que han planteado en este caso los afectados del barrio El Capulí, es la vía idónea para resolver este tipo de casos”.

Una audiencia de estrados

Pedro José Armijos Valarezo, profesional del Derecho y también abogado patrocinador de los moradores, cuenta que, el pasado 26 de marzo de 2024, las partes acudieron a la audiencia convocada por la Sala de lo Penal de la Corte de Justicia de Loja, donde se argumentó el derecho a la ciudad que se complementa con la consulta ambiental, esta última que no consideró el Municipio cuando se ignoró a los afectados para la autorización del uso del suelo y tampoco lo hizo el Gobierno Provincial para emitir la autorización ambiental a  la empresa SBA Torres Ecuador SBAEC S.A.

El registro ambiental otorgado por la Prefectura, según informa el abogado Andrés Eduardo Guerrero, fue revocado en su momento, no por la falta de consulta ambiental, sino por otros incumplimientos de la compañía que pretende instalar la antena; en tanto que el permiso del Municipio para el uso del suelo sigue vigente.

Pedro José Armijos expresa que también se expuso en la audiencia que los afectados fueron presa del estrés cuando, para evitar la instalación de la antena, tuvieron que luchar para que las autoridades locales escuchen sus peticiones.

Que se declare varias vulneraciones

El jurisconsulto lojano, tras destacar la actuación de la Defensoría del Pueblo en el caso El Capulí y de aclarar que no se oponen a la colocación de la antena, pero sí al proceso que se incumple y dejar de lado también el requisito básico: la consulta ambiental, enfatiza que se expuso en la audiencia del 26 de marzo que, vía sentencia, se declare vulnerados el derecho a la consulta ambiental, el derecho a la ciudad y el derecho al medio ambiente sano.

Agrega que pidieron a la Sala que declare inejecutable el proyecto establecido en El Capulí y, por último, que la empresa proveedora de señal de Claro y Movistar, la Prefectura y el Municipio de Loja, ofrezcan disculpas públicas a los afectados del barrio.

Fallo, en uno o dos meses

“Esperamos que la resolución tenga en cuenta estos criterios que son muy importantes”, expresa el profesional lojano, al tiempo de estimar que la sentencia, dada la carga procesal que maneja la Corte de Justicia de Loja, se emitiría en uno o dos meses, máximo.

  • VOZ

La Defensoría del Pueblo estuvo con los moradores desde el primer momento que dieron a conocer la vulneración de sus derechos constitucionales”,

Pedro José Armijos, abogado defensor

Durante las 24 horas y por el lapso de nueve meses estuvimos bajo una carpa luchando para que no se instale la antena”,

Catalina Jaramillo Idrobo, afectada

PARA SABER

La sentencia final de la Sala de lo Penal de la Corte de Justicia de Loja se emitiría en uno o dos meses. La audiencia se cumplió el pasado 26 de marzo.