El cantón lojano Macará, a la espera de la declaratoria de zona franca

La decisión la tiene el presidente de la República, Daniel Noboa Azin. Hay una serie de beneficios para el cantón, la provincia y el país.

El cantón fronterizo con el Perú durante la pandemia del coronavirus fue duramente golpeado, especialmente en el orden económico.
El cantón fronterizo con el Perú durante la pandemia del coronavirus fue duramente golpeado, especialmente en el orden económico.

“El Gobierno Nacional debería declarar zona franca a Macará y establecer el libre comercio”, expresa Alfredo Suquilanda Valdivieso, exalcalde del cantón, perteneciente a la provincia de Loja, quien asegura que hay sobradas razones para esa declaratoria.

¿Qué es una zona franca?

La zona franca es un área geográfica dentro de un país que funciona bajo un régimen fiscal especial, mediante la cual se busca fomentar la inversión extranjera, promover el comercio internacional y estimular el desarrollo económico.

“Las zonas francas pueden contribuir al crecimiento económico regional y reducir las disparidades económicas entre diferentes regiones”, manifiesta el expersonero municipal y acota que ese cantón fronterizo reúne todas las condiciones para convertirse en zona franca.

Por ejemplo, dice, Macará cuenta con el Centro Binacional de Atención Fronteriza (Cebaf), cuya obra costó millones de dólares y que al momento no cumple sus objetivos y que, no obstante, está listo para acoger a quienes deseen invertir.

Un libre tránsito

Asimismo, considera que se debería concretar el libre tránsito de los vehículos comerciales que hoy no pueden pasar al Perú; rehabilitar el aeropuerto José María Velasco Ibarra, reconstruir la vía Macará-Saucillo (Zapotillo), lo que permitirá salir a la Costa ecuatoriana en dos horas; así como reabrir el Consulado ecuatoriano en Piura y lograr que el Perú lo haga en Macará.

La recientemente aprobada Ley Orgánica de Eficiencia Económica y Generación de Empleo reforma el Código Orgánico de la Producción, Comercio e Inversiones (Copci) e reintroduce la figura de zona franca, definiéndola como un área geográfica delimitada dentro del territorio nacional sujeta a regímenes especiales en diversas áreas: comercio exterior, aduanas, tributación, finanzas, agroindustria, tecnología y tratamiento de capitales.

Las actividades a las que se pueden dedicar las zonas francas son las ‘‘industriales de bienes’, ‘industriales de servicios’ y la ‘comercial y logística’. En este sistema existen tres actores principales: los usuarios operadores, usuarios y servicios de apoyo.

Varios beneficios

Alfredo Suquilanda detalla que la Ley dispone ciertas exoneraciones y exenciones con respecto a las zonas francas: exoneración del IVA, ISD, tributos al comercio exterior para operadores y usuarios; exención del IVA por compras de materias primas, insumos; exención del impuesto a la renta sobre los rendimientos o dividendos que generen las acciones o participaciones de los operadores o usuarios, entre otras ventajas.

Precisa el exalcalde que es necesario el impulso del desarrollo de la frontera sur y que solo la zona franca puede llevar a aquello que serviría no solo a Macará, sino que sería un gran aporte para la provincia de Loja y el país. Ahora, precisa, la última palabra la tiene el presidente, Daniel Noboa Azin.

PARA SABER

Macará se encuentra en un lugar geográficamente estratégico. Tiene recursos turísticos, así como es gran productor de arroz.