Efecto mariposa

A casi todo el mundo le suena la frase “efecto mariposa”, pero no sabemos, a ciencia cierta, lo que es. Les preguntamos a los entendidos, y ellos en su manía de hacer difíciles las cosas nos explican desde la teoría del caos y nos dejan aún más confundidos que antes. Optamos entonces por la forma simple y sencilla de los legos y decimos que al referirnos al efecto mariposa queremos decir que los más pequeños sucesos de nuestra vida pueden generar tremendas consecuencias.

Siguiendo en el intento de comprender, qué significa el efecto mariposa, decimos que si hacemos o no hacemos aquello que nos parece insignificante, esto puede desencadenar una serie de cambios, cuyo impacto acumulativo es enorme e impredecible: esta es, pues, la forma más simple de referirnos al efecto mariposa. No existe el azar, no existe la buena o la mala suerte, sólo los resultados de lo que nosotros hacemos o dejamos de hacer.

Aprender a identificar los efectos que origina un suceso determinado no es tan difícil si le ponemos atención e identificamos los principios que nos conducen a lograr lo que queremos corrigiendo rumbos, reconociendo errores, potenciando aciertos. Esta es una forma de anticiparnos con cierta ventaja a lo que va a suceder.

¿Quién no quisiera saber que va a suceder en su vida futura, después de diez o veinte años…? Consideremos nuestra realidad presente, propongámonos ahora una meta, y pongamos nuestra voluntad y decisión firme de aprovechar los talentos que hemos recibido y hagamos que las cosas sucedan con esa fuerza impresionante como nosotros las soñamos como el aleteo de una mariposa que puede desencadenar un huracán en el otro lado del mundo.

Zoila Isabel Loyola Román

ziloyola@utpl.edu.ec