Ecuador y la corrupción

Una de las mayores inquietudes de la sociedad actual, es entender y comprender ¿el porqué de la corrupción?, no será mi persona quien aclaré está temática, pero aclarare algunas dudas sobre este fenómeno social.

En algunos estudios, se puede observar que la corrupción es tan vieja como la humanidad, es más, nació con la humanidad, perfeccionándose la misma con el avance de la civilización (Sandri, 2012).

Nuestro país desde sus orígenes nunca ha estado exento de este problema, Villarroel (2015) como catedrático universitario, en un conversatorio con sus alumnos, ante la pregunta ¿Desde cuándo existe la corrupción en el Ecuador?, establece que quizá el primer acto de corrupción documentado se da en 1532, cuando Atahualpa sobornó a los españoles al ofrecer oro a cambio de su liberación.

Quizá el investigador tenga razón, pero la inquietud va más allá de lo documental, anterior a la llegada de los españoles, no existían actos de corrupción, creó que sí, la llegada de los conquistadores simplemente la perfeccionó y la Institucionalizo.

En la colonial tuvo un peso trascendente en la conformación de los núcleos familiares de poder, junto a la iglesia, en los favoritismos y la explotación al indio, a través de la mita, la encomienda y el yanaconazgo.

En la República, no hay periodo presidencial, donde la mugre no recorra la mesa y si la encontraban servida, las migajas se repartían al pueblo; en los últimos 50 años el problema se ha profundizado y se la observa indiferente, mientras obtenga beneficios.

En la obra Ratas, Ratones y Rateros (1999) el cineasta Sebastián Cordero, explica mucho de la realidad moral de nuestra sociedad y de lo poco que importa.

En la actualidad, las ratas nos gobiernan, los ratones están en las calles y los rateros en EEUU, Bélgica y en otros países.

Pablo Ortiz Muñoz

acuapablo1@hotmail.com   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.