ECOmpromiso y ECOesperanza

En un mundo caótico y lleno de problemas, muchas veces pensamos que no hay salida. Pero si regresamos a ver la historia, las estructuras que se creían inamovibles se han derrumbado. Hace unas décadas que una mujer votara era impensable para el imaginario colectivo, pero el faro de Matilde y la lucha infatigable de las mujeres nos demostraron que las cosas pueden cambiar. La batalla sólo está perdida cuando creemos que el mundo no puede ser de otra manera. La clave está en entender que hay otros mundos posibles, y emprender la transformación con (eco) compromiso y (eco) esperanza.

Cuando al poeta Nicanor Parra le preguntaron sobre el compromiso social, el precisaba que necesitamos avanzar a un Ecompromiso. Con ello se refería a un grado mayor de lucidez, donde se entienda la interacción entre los problemas sociales y ambientales y se proponga una nueva cosmovisión. Podemos empezar por transitar ese sendero.

Pero también necesitamos esperanza, en un mundo perfecto esta es innecesaria, pero como diría el filósofo Ernesto Sabato: porque este mundo está al borde del abismo, es que hay una necesidad fenomenal de esperanza y de abrir los ojos. Porque la esperanza es esa luz que nos invita a seguir caminando en un mundo de oscuridad. Entonces recuerdo un concepto de Francisco Vera, un amigo activista: la Ecoesperanza. Refiriéndose a la esperanza que nos aferra a la vida, que trabaja colectivamente y que nos anima a enfrentar los retos de humanidad. 

En este mundo lleno de injusticias, violencia y corrupción, donde los ecosistemas colapsan, alzar la voz puede significar la muerte y la salud y educación son un privilegio. En este mismo mundo, hay gente que pone su ingenio y fuerza al servicio de las causas nobles. Y es por eso que tenemos que sembrar la semilla de la ecoesperanza y regarla con ecompromiso. Y hacerlo en colectivo, porque al mundo no lo cambian individuos, sino comunidades, comunidades que sueñan.

Fernando Cortés Vivanco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *