Contratación laboral por horas

La contratación laboral por horas es una forma de precarización laboral y está proscrita de acuerdo con nuestra Constitución de la República en su artículo 327. Ahora, el gobierno propone reformar dicha norma constitucional vía referendo y permitir que los empleadores recurran a esta forma de contratación, la cual es arriesgada para el trabajador.

Este riesgo recaería en la parte débil de la relación laboral, como es el trabajador, trastocando esa aspiración que la relación contractual se desarrolle en términos de igualdad. No cabe duda de que esa aspiración desaparecería, ocasionado una relación más jerarquizada, en la que el empleado sufriría una regresión de derechos.

Probablemente esta propuesta del gobierno es llamativa en términos económicos, provocando un impacto positivo en los índices de empleo. Sin embargo, más allá de los números, estamos conviviendo en una sociedad donde culturalmente se menoscaba al más débil, por lo que esta forma de contratación en la que no se detalla aspectos mínimos, que no constan ni siquiera en los anexos de la pregunta y que delega su regulación al Ministerio del Trabajo es aventurada. Esta propuesta olvida que detrás del derecho al trabajo está el derecho a la dignidad de toda persona, la cual puede estar comprometida a la hora de aceptar un trabajo por necesidad y en circunstancias legales que serían válidas, pero no justas. Esta forma de precarización prescinde de considerar que el trabajo es un medio de realización de toda persona, que permite alcanzar su proyecto de vida. Por lo tanto, este derecho no debe verse solo desde la arista salarial; por el contrario, debe valorarse desde una óptica más holística, que valore al ser humano.

Carlos Andrés Orellana Jimbo

ab.carlosorellana@hotmail.com